Algo me pasa y no sé qué es …

… solo sé que la gente me mira raro, mi familia no me entiende, mis amigos me evitan …

algo me pasa y no se que es

Nadie dijo que “salir de la caja” fuera un paseo entre algodones. No te está pasando nada malo. La incomodidad es solo pasajera, pues tu mente no lo entiende y existe una fuerte fuerza de gravedad que te incita a volver a tu antigua “área de confort”.

Solo tú tienes la solución. ¿Qué es lo que resuena en tu interior? No, tu interior no es tu mente parlante.

Sigue tus sueños … y aprende a volar.

De vida en vida y tiro porque me toca

¿Alguien dijo que la vida espiritual es algo anexo o complementario a la vida diaria?

La vida humana en todas sus vertientes y configuraciones es una expresión de la vida espiritual, pues el todo engloba a lo particular y no al revés.

Puedes prestar atención al entorno que te rodea o simplemente pasar de largo, pero no por eso el entorno desaparece. Y es precisamente a esa actitud a la que nos referimos con el término “conciencia”.

¿Ves la relación?

la-vida-manual-instrucciones

¿Cuántas vidas más necesitas para aprender a amarte a ti mismo?

¿En cuántas vidas más dejarás que tu mente gobierne tu destino?

¿Crees que es duro el cambio que se necesita para despertar a una realidad en la que te has alejado de tu divinidad? ¿No crees que es más duro sobrevivir año tras año, vida tras vida, en un estado en el que te niegas el derecho a ser tú mismo?

¿Cuántas de tus creencias, opciones de vida, ideas preconcebidas, obligaciones creadas, juicios, … son tuyos? ¿Cuántos de ellos han sido validados por tu sabiduría interna? ¿Sabes diferenciar entre tu sabiduría interna y tu mente egocéntrica?

¡Cuántas preguntas! No te agobies. Son solo semillas …

El zoológico humano

La vida humana se ha vuelto inhumana. Lo es. La vida y los humanos han llegado al punto de ser patéticos. ¡Patético! Hay toda esta charla – “¡Oh!, deberíamos amar la vida. Deberíamos amar a otros”. ¡Al diablo con eso! Quiero decir me importa un rábano eso, porque lo que veo constantemente es gente tratando cada vez más duro y más desesperados por hacer su pequeña egoísta vida humana mejor. Y ustedes saben que no funciona. Han ido más allá de ese punto diciendo: “Yo sólo voy a limpiar la cajita en la que vivo. Voy a tratar de hacerla más ordenada. Voy a hacerme más feliz. Voy a seguir tomando cursos felices y píldoras de la felicidad”. No funciona. Llegan al punto en el que se dan cuenta que la vida es realmente patética.

La vida debería ser una experiencia, pero eso hace mucho que se fue, realmente, la vida en este planeta de humanos. La vida puede ser una experiencia hermosa e increíble, pero se ha ido de este planeta.

Los humanos están sufriendo. Los humanos se están volviendo locos y eso va a continuar. Quiero decir, en estos años que vienen van a verlo más y más. Ellos van a volverse locos, porque la vida ha llegado a ser inhumana.

La vida se ha convertido en, bueno, imaginen esto, Ustedes van al zoológico para pasar el día y están pensando, “Esta va a ser una grandiosa experiencia al ir al zoológico, y voy a ver los diferentes animales. Voy a comprar algunos animales de peluche en el zoológico para llevar a casa y voy a alimentarme con algo de comida típica del zoológico y comer algodón de azúcar y palomitas de maíz y refrescos y todo eso”. Es un día de diversión. Van al zoológico y empiezan a pasear. Van a la casa de los monos y van a las jaulas de los leones y ven a los elefantes. Quedan tan atrapados en ello que se olvidan que están en el zoológico.

Se olvidan que llegaron allí para tener una experiencia, de visita. Y muy pronto el mundo exterior, la realidad, la realidad real se desvanece. Se olvidan. Ahora están atrapados en el zoológico y muy pronto están en una de esas jaulas. Y muy pronto se ahogan. Están atrapados. Muy pronto están sentados en la jaula y se dan cuenta que la gente viene por burlarse de ustedes, los miran, y luego, muy pronto, están gruñéndoles a ellos. Están tan atrapados en su jaula en el zoológico, y lo que hacen es intentar limpiar la jaula y oran por una comida un poco mejor. Rezan por un poco más de calor en las noches frías. Rezan por un poco más de compañerismo de los otros que están encerrados en su jaula con ustedes.

Se les olvidó que no es la realidad. Se les olvidó que esto no es real. Pero insisten en ello. Trabajan en ello. Intentan ser un mejor animal enjaulado en el zoológico. Intentan ser un poco más listos que algunos de los otros animales. Intentan evitar el envejecimiento en el zoológico. Tratan de ser un mono con una mirada muy bonita en el zoológico. Se les olvidó que no pertenecen allí. Y peor que eso, todos los demás que los rodean lo han olvidado también.

Este mundo es psicótico. No estoy hablando mal de los humanos, las personas. Los humanos están bien, pero ellos creen en esta basura. Ellos creen en el amor. Ellos hablan del amor y lo que veo de tantos es necesidad. Hablan de la caridad y lo que veo de tantos es la culpa. Hablan de la felicidad y todo lo que veo es la zanahoria delante del caballo para que pasen por otro día. Hablan de sus religiones y sus dioses, pero todo lo que veo es control. Hablan del progreso y todo lo que veo es distracción. Hablan de hacer lo correcto para el bien de todos, y todo lo que veo es que están tratando de conseguir más para sí mismos.

Ustedes están en un lugar divertido que es justo en el medio de todo ello. Tienen esa fuerza de gravedad tirando de ustedes cada día y cada momento, y sin embargo, saben que no es real. Saben que hay algo más. Ustedes son interesantes porque, tan duras como han sido las cosas, todavía quieren más. Y van a insistir en ello, es por eso que los amo. Van a insistir en ello hasta que estén fuera de ello, hasta que hayan salido de la jaula y el zoológico, y puedan reírse de ello. Y luego, una vez que eso sucede las cosas por las que se preocupan aquí, una vez que vayan más allá, estar fuera de las puertas del zoológico y se rían de ello, se darán cuenta de que era sólo una experiencia; salen, entonces en ese punto, pueden caminar de regreso en cualquier momento pero nunca van a quedar atascados de nuevo. Nunca van a quedar inmersos en ello por la fuerza de gravedad del zoológico y de la jaula y de todo lo demás de nuevo. Nunca.

No van a salir de allí a través de su humanidad. Así que una vez que se den cuenta de eso, una vez que estén listos para dejar ir, una vez que se den cuenta de que este es un gran mundo loco y que no van a encajar en él, que no van a detener su envejecimiento o detener sus problemas de salud o detener cualquiera de esas otras cosas desde adentro de la jaula en el zoológico. Simplemente no lo hacen. Una vez que se dan cuenta de eso, entonces todas estas cosas repentinamente se aclaran por su cuenta. No porque están trabajando en su salud o porque están trabajando en su envejecimiento o su dinero o cualquier otra cosa, porque han ido más allá de ello. Han avanzado más allá de todo eso.

Extracto Shaud 3 Serie Sigue Adelante: La Vida Sin Poder
Adamus Saint-Germain canalizado por Geoffrey Hoppe

 

ser-o-no-ser-humano

Sobre los deseos

Era una mañana de invierno cualquiera. O debería decir que esa mañana, el sol había dibujado un cielo inusualmente rosado, con pinceladas violáceas. Quizás era solo el efecto fugaz de un cambio de temperatura sobre las capas altas de la atmósfera. No sé. Puede que fuera una mañana cualquiera, de esas en las que sientes que el astro solar ya no calienta tanto …

Recorría ese camino que me separa de la cafetería donde suelo comprar pan de molde para mi desayuno, o quizás tomar un café con leche para comenzar el día.

No fue hasta percibir el golpe de mi zapato sobre esa superficie sólida cuando me di cuenta de su presencia. Era una lámpara de aceite vieja y corroída que sobresalía perezosamente de entre la arena.

Sonreí.

– “Quizás mi suerte haya llegado a un punto de inflexión” – pensé.

Recogí la lámpara, no sin esfuerzo y sin provocar una espesa nube de polvo. Y sin perder un instante la froté.

Ante mi, apareció un ser disfrazado de genio de la lámpara. Bueno, bien considerado, lo llamé disfraz por ser la hora que era y el lugar en el que estaba, pero de hecho era su atuendo normal.

– “¡Te concederé tres deseos! Empieza cuando quieras”.

Arrugué mi entrecejo y repliqué a tan amable invitación:

– “Deseo formular deseos conscientes”.

– “¿Qué quieres decir con eso? – me interrogó el genio.

– “Quiero que cuando formule un deseo yo sea consciente de las consecuencias de lo que estoy pidiendo, de forma que no me lleve ninguna sorpresa tras haberlo formulado o pueda llegar a arrepentirme por los efectos que la materialización de mi deseo tenga sobre mi y sobre el resto del universo” – expliqué al genio.

– “¡Concedido! Procede a tu segundo deseo cuando lo desees”.

– “Deseo no tener límites en mis deseos” – dije a continuación.

– “¿Deseas se un genio?” – me preguntó el genio.

– “No. Deseo que no exista un límite en los deseos que me vas a conceder. De forma que pueda deshacer o complementar cualquier deseo que haya formulado anteriormente. Implica también que no me impondrás ningún límite temporal sobre mis deseos, ni para hacerlos ni sobre su duración” – repuse.

El genio no parecía muy satisfecho con mis dos primeros deseos, pero no pudiendo ir en contra de su primera frase, añadió:

– “Deseo concedido ¿Algún deseo más …?”.

– Sí. Deseo conocer a Dios – dije en ese momento.

Pasaron unos minutos en los que el genio me miraba y yo miraba al genio. El mundo a nuestro alrededor seguía su curso normal. O supuestamente normal.

– “¿No vas a concederme mi deseo?” – pregunté frustrado.

– “No tengo nada que hacer” – me respondió con un tono un tanto indignado, si es que un genio podía hacer uso de esa emoción.

– “No entiendo” – añadí – “Quiero ver a Dios”.

El genio hizo una mueca.

– “Será difícil explicar las consecuencias de tal deseo. Quizás decir que tu vida cambie para siempre y tu concepto de la vida no vuelva a ser el mismo, sea una descripción más o menos acertada ¿Estás seguro?” – preguntó el genio.

– “Afirmativo”

– “¡Deseo concedido!” – dijo el genio haciendo girar su muñeca al tiempo que hacía aparecer un espejo delante de mis narices.

– “¿Pero qué es esto? ¿No he sido claro con mi deseo?” – añadí.

– “Esto es lo más cercano a tu deseo que puedo llegar a hacer” – me repuso. Esta vez su cara sí que reflejaba una indignación inequívoca.

– “Pero, entonces, si yo soy Dios, ¿Por qué tengo la vida que tengo? ¿Por qué el mundo está como está? ¿Por qué tengo que caminar para ir a buscar el pan? ¿Por qué tengo hambre por la mañana, o tengo que ir a hacer pis cuando me levanto? ¿Por qué envejezco? ¿ …”

– “¡Alto! Yo soy un genio. Cumplo deseos. No entiendo, ni soy capaz de digerir tantas palabras juntas articuladas de forma interrogativa. Si no te gusta tu deseo puedes formular otro, creo recordar” – me interrumpió el genio.

– “Deseo conocer la respuesta de mis preguntas” – dije abruptamente.

– “Eres Dios reconociéndose a si mismo. Dios en un cuerpo humano. Eres un ser dotado de libre albedrío. Eres un ser amado ….”

Autor anónimo

 

pensaron

Tabla de ejercicios espirituales

Si miras dentro de ti, en los más profundo que puedas llegar, en esas zonas desconocidas de ti mismo a las que nunca has accedido, te darás cuenta que ni el camino era tan difícil ni lo que ibas a encontrar era tan desconocido para ti.

Has de comprender que nos desconoces nada de lo que hay en ti. A esos lugares solo accedes desde el alma. Ella los gobierna y los administra. Sabe qué camino escoger en cada momento.

Tu alma habla por ti con palabras que no quieres pronunciar, y experimenta emociones que no puedes controlar.

Ella te conoce y sabe a dónde quiere llegar esta vez, contigo.

Si supieras que en ese instante en que sabes con certeza que estás increíblemente posicionado, en el posición correcta, descubres que traspasar la línea no era tan difícil ni tan lejana.

Mírate por un instante y descubre hasta dónde has llegado.

Nadie más podía haberlo hecho. Solo tú, con tu presencia y amor, tan solo tú.

1) Sonríe pues el final de tan prodigiosa aventura está al llegar. Tú eres magia, eres increíble y único. Sin ti tu alma no hubiera podido vivir lo que vivió.

2) Sonríe, no te preocupes, todo llega, incluido el momento del despertar, incluida la alegría de vivir, incluido el tiempo de amar. Ya lo tienes.

Si solo reflejas dudas y miedos éstos te impedirán que veas el resto del cuadro. Todo está ahí, desde siempre.

3) Ignora lo que no tienes y disfruta lo que se te muestra.

Así llegarás a ti. ¡Así sea!

fitness espiritual