Despertar

Ni siquiera en “los albores de la historia” es algo preciso para lo que siempre ha de Ser. El despertar de la Humanidad nunca tuvo lugar ni jamás se manifestó pues la realidad opaca cualquier pseudo realismo de ella misma. Siempre es y siempre será, si así lo prefieres, pero nunca fue. 

El despertar solo sucede en el único espacio habilitado para el mismo y se haya en tu interior, no en una montaña sinuosa que recuerde a ningún caballero caído, ni en un río de profundos recodos, ni en los desiertos perdidos entre las arenas de un espejismo efímero. 

El Despertar siempre ha estado en tu interior. Así de sencillo. 

No es un deseo, ni un regalo que se ofrece, ni tan solo una palabra. El despertar eres Tú mismo recordando. Mirándote a ti mismo, sonriéndote y aceptando todo lo que siempre has sido. Así de sencillo.

Y a todos no llega y a ti querido Ser que estás leyendo estas lineas está a punto de sucederte. Porque Tú lo has pedido, Tú lo has aceptado y Tú lo quieres. 

Quieres recobrar tu cordura, tu luz, tu amor, tu todo. 

Pues creíste que te fue arrebatado e iniciaste una aventura para hallarla en mil o tres mil vidas.Tu tesoro. 

Y aquí estás después de siglos y siglos, de vida tras vida intentando recuperarla y por fin llegó el momento. 

Y te encuentras aquí solo, leyendo estas palabras, encontrándote contigo mismo, con el Ser que realmente eres y olvidaste. Sin nadie más que tu propia sombra por compañía. 

Pero en realidad no estás solo y acaso con tu animal de compañía. Pero en realidad no estás solo pues Él siempre estuvo contigo, recordándote a cada paso lo que habías olvidado. 

No ha pasado ni un instante desde que eso sucedió y aún así pareces cansado y apático. Harto y aburrido. Pensando demasiado y cuestionándolo todo. 

¿Te has vuelto un cínico de la vida? ¿O más bien en un optimista abnegado con miedo a hundirse?

No te preocupes. Escojas lo que escojas da igual pues aquí siempre se pierde de una u otra manera si sigues insistiendo en creerte quien eres y no en Quien eres realmente. 

¿Lamentable? No. Valiente, audaz diría yo. 

Jamás te subestimes pues esa fuerza que yace en tu interior es capaz de colapsar millones de mundos con solo invocarla, pero no lo crees, pues no lo sientes, no la ves, no notas los cambios, no …. crees.

Y piensas: si tal vez, solo por una vez…

Y te desconectas de tu fuerza. Te distraes y vuelves a buscar fuera. 

Coge aire mi querido amig@, coge aire porque llegó el momento de saber quien eres. 

Tu intención llama a las puertas de tu abismo y reclama ser visto, reclama que se muestre la verdad, sin más demora.

Y entonces sucede. El Despertar se activa. empiezas a ver y más tarde a comprender lo que sientes. Intentas ponerles palabras a algo tan intangible como la verdad absoluta de tu propio Ser. 

Difieres, te detienes y sin embargo anhelas avanzar. 

Querid@, no hay lucha, no hay más testigos que aquellos que siempre han acompañado a tu sueño. 

Cuidándote, avisándote, amándote. 

Ahora herman@, llegado el momento tan solo has de aceptar quien eres realmente. Ese Ser creado desde el amor y la Luz con un potencial creador y una visión absoluta de la verdad. 

Ya no hay límites ni dudas.

Atrás quedaron las terribles pesadillas de muerte y soledad, de fracaso y dolor. 

Ahora se cierne sobre ti toda la verdad de tu propio Ser y eso no se puede negar. Lo sabrás. Verás quien eres y tu poder volverá a conectarse a ti  y entonces todo cambiará porué tú habrás escogido ser quien eres. Sin nombre, sin ubicación , sin historia.

Y entonces te habrás encontrado y ya jamás te volverás a perder porque ya jamás dejarás de ver y saber la verdad, la cual no es de este mundo. 

Tan solo di: “Acepto”.

Y todo sucederá por si mismo y para la eternidad de los tiempos.

Así sea.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *