Iniciamos este nuevo año 2015

Iniciamos este nuevo año 2015 con una renovada ilusión o al menos así lo creemos la mayoría de personas. A mi especialmente me encantan los nuevos comienzos ya sean unos zapatos nuevos, una nueva idea o una nueva persona que entra en mi vida. Creo que todos los nuevos comienzos son terreno virgen y me gusta pensar que aún nada está desvirtuado ya sea por las dudas, los miedos o los pensamientos negativos.

A la par que iniciamos el año es inevitable echar una mirada atrás para ver todo aquello que hemos logrado e inevitablemente
recordar lo que todavía está pendiente y es en ese preciso momento en que creamos de nuevo la famosa “lista” (ya sea física o mental ) e ideamos un plan de objetivos a conseguir. Depende de lo emocionad@s que estemos será una lista más bien larga que corta. Nos retaremos una vez más a conseguir aquello que nos cuesta muchísimo de hacer: dejar de fumar, dejar de salir con gente que no nos llena, dejar de mentir, perder peso, ir al gimnasio, dormir más, cambiar de trabajo, viajar por el mundo … etc

Y con estos “viejos” retos de siempre iniciamos el nuevo trayecto sin darnos cuenta de que se ha convertido en una rutina, sin percatarnos de que es solo una distracción mental y seguimos sin entender por qué no conseguimos aquello que tanto deseamos en nuestra vida.

Algunos de vosotros diréis que simplemente es un juego de distracción y otros dirán que en realidad no saben cómo hacerlo y que uno se pasa la vida intentando ser aquella persona que cree que debería de ser, pero que no es, y acaba frustrada por tanto esfuerzo desperdiciado.

Yo opino que algunas personas no se han parado a sentir qué es lo que quieren de verdad, cómo quieren ser realmente o cómo quieren vivir. Simplemente cogen modelos de vida y los repiten a lo largo de los años para sentir que encajan en la sociedad, que son como la mayoría y que hacen lo que deben de hacer … sin sentir realmente aquello que desean desde lo más profundo de su corazón, sin cumplir los sueños que realmente les importa … simplemente porque creen que “eso no es posible”, que “las cosas buenas cuestan tiempo y sacrificio” y que “lo bueno no viene de una manera sencilla y fácil”. Por eso intentan completar una lista “imposible” de cumplir … para recordarles que esa es la ley de su vida y que les marcará por y para siempre.

Mucho he leído sobre cómo conseguir las metas que deseas, cómo tener abundancia en tu vida o cómo atraer el amor, entre otras cosas. Y siempre me he preguntado por qué la gran mayoría sigue sin conseguirlo. Parece que algunos temas se nos atascan y cuesta obtener lo que queremos. La mayoría de los mensajes nos invitan a programarnos mentalmente ya sea con una imagen que colocaremos en un lugar cerca de donde solemos pasar más tiempo para “evitar” olvidarnos de nuestro sueño, o a repetir varias veces al día un mantra hasta que nuestra mente acepte la idea por puro cansancio.

Siento deciros que eso no suele funcionar. Aunque seamos animales de costumbres (porque solemos comer y dormir cada día entre otras actividades) hay cosas que no funcionan igual para todos. Cada uno de nosotros es un ser individual y único, como nuestro ADN, y aunque está bien tener un denominador común para la mayoría de las cosas hemos de buscar aquello que solo sirve para nosotros únicamente.

El gran misterio al que nos enfrentamos es a nosotros mismos. Conocer aquellas teclas que nos conducen a expresarnos tal y como somos aunque corramos el riesgo de no ser como la mayoría, ni como las personas que tenemos a nuestro lado nos “exigen” ser porque es como a ellos les gusta.

En esa vorágine de ser y no ser nuestro Ser se va fragmentando y diluyéndose y cada vez es mas difícil saber quienes somos y lo que queremos realmente en nuestra vida.

Intentamos “forzar” el cambio, buscando fuera la razón del por qué, culpando a quien tenemos al lado: ya sea a nuestros padres (porque no nos dejaron ser lo que quisimos aunque de pequeños solo queríamos ser futbolistas o princesas), o a nuestros hermanos (porque siempre discutíamos con ellos o teníamos las expectativas tan altas que nunca llegábamos a un mínimo), a los políticos (porque nos han llevado a la crisis que ahora algunas personas están viviendo) o al jefe (porque nunca vas a escalar más en ese trabajo porque él/ella te tiene manía) o al tiempo (porque no te ha permitido hacer esa salida a la montaña o a la playa que tanto deseabas) …

Querido amig@, da igual los porqué. Siempre habrá excusas para quien las busque. Lo que deberíamos preguntarnos es si nos importamos lo suficiente a nosotros mismos para descubrir quienes somos y lo que queremos hacer con nuestra vida.

Hacernos responsables de nuestra propia vida es tan importante como mantenernos en ella. Es nuestra responsabilidad vivir nuestra vida por nosotros mismos.

Podemos leer un sinfín de libros sobre el tesoro, la abundancia y el amor pero si no entendemos que nuestra vida es nuestra responsabilidad no avanzaremos en las metas que deseamos y tan solo sobreviviremos el resto de la vida que nos queda.

El cuerpo y el alma son una unidad, y en esta unidad radica tu fuerza, tu abundancia, tu vida y tu luz. Todo lo que tú deseas en esta vida parte de ti, y no tienes que hacer nada para obtenerlo porque ya lo tienes. Tú formas parte de Todo lo que Es. Y nada puede haber que no te pertenezca. Esta esa una buena ley de atracción.

No has de esperar que nadie te “premie” por ser quien eres pues tú ya eres el premio. Tú eres todo lo que soñaste ser y en esta vida solo has de manifestar aquello que te llena o te hace feliz. Cuando nos “distraemos” esperando que otras personas nos validen, nos acepten o nos amen o lo que sea que esperes, es cuando nos desfragmentamos y nos perdemos. El Ser se divide y pierde su fuerza y es cuando responsabilizamos al exterior de todo lo que nos pasa y no nos gusta.

Nunca has de perder el Norte de tu Ser. Saber que cada paso que das y cada sentimiento que expresas y cada palabra que dices te pertenece … nada puede romperte.

La confianza en ti mism@ es fundamental para lograr todo aquello que anhelas. Tu alma ya lo diseño contigo y solo has de manifestarlo desde el interior.

La abundancia viene de dentro de ti, te pertenece. No has de pagar nada por ella, ni le debes nada a nadie para obtenerla, ni has de repetir un mantra o leerte un libro mágico … YA ES TU TUYA!!!!!

Así que, por favor, cuando mires atrás al año que se ha ido y te entre un deseo irrefrenable de retarte a ti mism@ por conseguir cosas “imposibles” para el nuevo año recuerda que ya lo conseguiste todo y que solo has de manifestarlo desde tu cuerpo de luz, tan solo respira y permite que tu Ser Superior se haga cargo y tú simplemente disfrútalo … sin esfuerzo … simplemente … porque sí.

Os dejo con una oración de Tobias que simplifica muy bien lo anteriormente escrito.

Feliz Año para todo@s!!!!

LA ORACIÓN SILENCIOSA
En mi corazón, acepto mi Ser perfecto.
Acepto que la alegría que he pretendido ya se halla en mi vida.
Acepto que el amor por el que he orado ya está dentro de mí.
Acepto que la paz que he pedido ya está en mi realidad.
Acepto que la abundancia que he buscado ya llena mi vida.

En mi verdad, acepto mi Ser perfecto.
Tomo responsabilidad de mis propias creaciones,
Y de todas las cosas que están dentro de mi vida.
Reconozco el poder del Espíritu que está dentro de mí,
Y sé que todas las cosas son como deben ser.

En mi sabiduría, acepto mi Ser perfecto.
Mis lecciones han sido elegidas cuidadosamente por Mí Mismo,
y ahora camino a través de ellas en plena experiencia.
Mi camino me lleva en un viaje sagrado con un propósito divino.
Mi experiencia llega a ser parte de Todo Lo Que Es.

En mi conocimiento, acepto mi Ser perfecto.
En este momento, me siento en mi silla dorada
Y sé que Yo Soy un ángel de luz.
Contemplo la bandeja dorada – el regalo del Espíritu –
Y sé que todos mis deseos ya han sido plenamente consumados.

En el amor a mí Mismo, acepto mi Ser perfecto.
No emito ningún juicio o carga sobre Mí.
Acepto que todo en mi pasado fue dado en el amor.
Acepto que todo en este momento viene del amor.
Acepto que todo en mi futuro resultará de un gran amor.

En mi Ser, acepto mi perfección.

Y así es.

TOBIAS

alma
mafbalila

La esclavitud del perdón

Hoy voy a hablaros del perdón, pero el perdón cotidiano, el de las pequeñas ofensas, esos malos entendidos que separan, esas palabras que hieren, ese orgullo y resentimiento que repiquetea de vez en cuando en nuestro interior y que no permite que el equilibrio y la paz aniden en nuestro interior (como se diría en cualquier manual de “Cómo ser una mejor persona” y que tan difícil es a veces de conseguir). Y os digo que es muy necesario saber cómo perdonar y ser perdonado para no ir cargando con “material” extra a nuestras espaldas, ¿No creéis?

Al principio cuando abordé este tema se me presentó como un camino ancho y largo (perdón divino, religión, creencias varias …) y decidí no aventurarme demasiado en lo profundo, en lo farragoso.

Sé por experiencia que la persona que ha sido herida sabe perfectamente cuánto peso conlleva ese dolor y esa desesperación. Una falta es una falta y una herida duele y más si es profunda. Depende de nosotros saber qué hacer con ella. A veces es solo cuestión de tiempo olvidarnos de ese daño y otras veces lo cargamos hasta el final de nuestros días como si de un tesoro se tratase porque le dimos un “valor”. El tiempo y la personalidad de cada persona herida es la fórmula para solucionar este tema más tarde o más temprano. Depende totalmente de nosotros soltarlo o llevarlo en nuestra mochila personal.

Tan solo depende de ti .

Mi deseo es dar una visión más humana y menos dramática para una situación que “toca” a todo el mundo varias veces en la vida y que hace crecer la distancia entre aquellos a quien queremos y la indiferencia y el odio hacia los que son menos conocidos.

Desde que asumimos el rol de humano en esta vida estamos expuestos a que otras personas nos ofendan o nos hieran ya sea por una actitud, por una mirada, por unas palabras mal pronunciadas.

¿Quién dijo que éramos perfectos? ¿Quién dijo que no nos íbamos a equivocar alguna vez?…o ¿Quizás somos perfectos en nuestra imperfección? La experiencia es solo la experiencia y a veces se acierta y otras no.

Lo que realmente sucede cuando una persona nos “ataca” de cierta forma que no nos gusta y nos ofende es lo siguiente:
– O bien lo olvidamos y seguimos con nuestras cosas. A esto se le llama perdonar.
– O bien utilizamos esa ofensa como excusa para exagerar y sacar de contexto algún sentimiento negativo interior que resuena con esa ofensa y así sin proponerlo damos rienda suelta a nuestro dramatismo.

Y es ahí, en ese instante cuando nace el sentimiento de ser “vengados” y de querer que la otra persona “equilibre” de algún modo nuestro propio desequilibrio interior. Algunas personas hacen “pagar” de algún modo el agravio para poder otorgarles su perdón. Les hacen sentir culpables.

Nuestro equilibrio interior depende de muchas cosas externas. En la vida diaria es normal ofender o dañar a alguien sin ser conscientes de ello. A veces por nuestros propios demonios internos, nuestras dudas, los miedos irracionales, la baja autoestima …. etc, el equilibrio interior se rompe.

Pero, ¿Sabes? Las personas se equivocan, se “tropiezan” con ellas mismas y con los demás, crean caos y dolor, duda y drama … y a esto lo llamo crecer y así vamos llegando a conocernos un poco más entre todos … gracias a estas experiencias.

Por muy justificado que esté el hecho de la falta y que verdaderamente ha habido una ofensa es solo responsabilidad de la persona ofendida de liberar ese rencor de su interior. Si es una persona equilibrada sabría que la otra persona no supo o no pudo hacerlo de otra manera.

Tampoco es lícito hacer “pagar” de algún modo la ofensa para repararla y así quedar libre de la culpa. No somos ni jueces ni verdugos para poder exigir una reparación a no ser que la otra persona quiera “reponer” el daño.

Puedes seguir ofendid@ y amargad@, mirándote el orgullo y alimentándolo de rencor todo el tiempo que necesites ya sean horas, días o incluso años pero sea el tiempo que sea serás exclav@ de ese rencor y cada vez necesitarás más energía para sostenerlo.

Una persona equilibrada debería ser capaz de “entender” a la otra persona. Analizar porqué pasó tal cosa y liberar ese sentimiento. Estoy de acuerdo que en primera instancia el dolor y la furia pueden inundar nuestro conocimiento, pero una vez aplacados debemos dejarlo ir y perdonar. Otro tema son las consecuencias derivadas de ese agravio porque una cosa es perdonar y otra no actuar para que vuelva a ocurrir.

Si hemos creado la falta y pedimos perdón con una vez es suficiente. Si pedimos más es porque la culpa anida en nuestro corazón gracias a que la persona herida no nos quiere “liberar” para poder hacernos sentir tan mal como ella y eso amigos míos es un juego muy dramático y dañino.

A veces me he encontrado con personas que cada día piden perdón como si fuera un mantra, recordando que hicimos faltas y que hemos de pedir perdón por días y meses … ¿No es agotador? Mi recomendación es que con un perdón dicho desde el alma y con todo tu Ser es más efectivo que repetirlo por el resto de tu vida impidiendo que seas libre y no permitiendo que liberes el recuerdo.

Por eso amigos si te han ofendido libéralo en cuanto puedas, no pidas nada a cambio y siéntelo desde el corazón. Lo importante es que tú no te quedes con ese dolor y drama en tu interior. Ya sabes cuanto menos equipaje más liger@ irás por la vida.

Y si eres tú el que ofendes pide perdón y deja que la otra persona se libere cuando lo crea conveniente y no juegues con ella al esclavo del perdón e intenta no repetirlo … aunque somos humanos y nos encanta tropezar siempre con la misma piedra porque a veces estamos tan aburridos que eso nos “achispa” la vida.

Intenta siempre avanzar,

no te entretengas en mirar atrás y en mantener cosas del pasado en tu presente,

no te entretengas demasiado en el drama de otros o en el tuyo propio

y no seas muy duro ni contigo ni con los demás.

Ten siempre un criterio propio y no juzgues …

¿Recuerdas? No somos perfectos … ¿O sí?

Son consejos sencillos para una vida más sencilla.

Recuerda quién eres y de lo que eres capaz de hacer con tu vida. De cambiarla y moldearla como más te convenga.

Las mochilas llenas de rencor, de negatividad y de odio pesan demasiado para el día a día.

Puedes resetear tu vida cuando quieras y así sentirte libre de nuevo. La clave es ser siempre tú mismo con todas las consecuencias.

 

mafalda_basta

Bienvenid@

Bienvenid@ a este espacio al que llamo desde este momento Fitness Espiritual.

Hace tiempo que siento la necesidad de poder expresar lo que “sé”, mi verdad, ya que muchas veces soy testigo de la cantidad de personas que vienen a mi esclavizadas por sus miedos o creencias, necesitando escuchar una palabra que las libere más que las consuele, viendo como intentan justificar su dolor, su sufrimiento en aras del amor o de la obligación moral a la que han estado expuestas. Vienen cansadas, doloridas y desconsoladas porque nada concuerda en su vida, porque las cosas no les sale como desean porque tienen que luchar siempre para obtener una décima parte de lo que les corresponde … viviendo una lucha sin fin.

Desde pequeña que ando “trasteando” entre las dos realidades: la Visible, la que podemos ver todos desde que abrimos nuestros ojos por primera vez y la Invisible, aquella que solo unas pocas personas pueden ver pero que todo el mundo es capaz de intuir o percibir en ciertos estados o momentos del alma. Dicen que estas dos realidades están separadas por un velo, un bonito eufemismo para dividir dos tipos de vibración. La realidad humana tiene una energía densa y pesada y la realidad Invisible tiene una vibración más rápida y ligera.

Lo importante no es tanto lo que hay del otro lado del velo que ya de por si es algo mágico y misterioso y que nos llama poderosamente la atención, al menos a una parte de los humanos, sino más bien la forma en que vivimos esta vida que escogimos y que tantas veces hemos experimentado.

El Fitness Espiritual es tan solo una palabra a la que le voy a dar mi propio significado y mi propia identidad. Vivimos en un mundo lleno de conceptos, creencias, limitaciones y etiquetas que nos alteran nuestro estado natural del Ser y nos “obligan” a ser o a expresarnos de cierta manera inclusive en la llamada Era de la Nueva energía. No solo porque se tenga que meditar, o ponerse en cierta postura repitiendo ciertas palabras, vas a ser mejor persona que otra que solo viva su vida según el manual que le enseñaron sus padres o la sociedad.

No intento echar por tierra aquellos métodos que ayudan de alguna manera a que te centres en ti y que descubras el Ser tan maravilloso que eres, animo a la gente a que busque en su interior, a que se exprese según su naturaleza álmica independientemente de la religión o creencia que procese, del trabajo que realice, del status económico que posea o de si se considera más humano que espiritual o al revés, más espiritual que humano. Eso no importa, porque cualquier Ser que viva en este planeta tiene la oportunidad de vivir la vida que más le convenga y con la que más se sienta a gusto. Pero si cualquier método que utilices en tu búsqueda no te aporta nada que ya sepas, te “obliga” ha realizar cualquier tipo de ejercicio diario ya sea meditación, posturas, mantras…etc… y te angustia porque llega el final del día y no lo has podido realizar y te hace sentir culpable y te sientes una persona con poca voluntad espiritual es mejor que en ese momento te des cuenta y aceptes que ese método no es en absoluto lo mejor para ti y tu alma.

Quizás simplemente teniendo un momento para ti, leyendo, cerrando los ojos por un instante, mirando el cielo o simplemente riendo o teniendo una conversación con alguien que amas es suficiente para obtener los beneficios de cualquier otra terapia o método espiritual.

Y de eso se trata precisamente el Fitness Espiritual: Quitarse de encima todas esas mochilas que nos hemos ido colgando desde años inmemoriales intentando dar una visión de ese sobrepeso mental con el que cargamos. Mi intención es que te liberes de todo aquello que no te permite ser tú mismo y así llegar a conocerte y a amarte a ti mismo tal y como eres porque ya así eres un Ser de Luz maravilloso y auténtico y no hay nada malo en ti que pueda ser criticado, negado o juzgado por otras personas.

Es necesario despojarnos de la inmensa cantidad de etiquetas y juicios mentales que arrastramos sin ningún beneficio para nosotros mismos, ni para nuestra felicidad, ni para nuestro camino de vida espiritual.

Si algo de lo que digo resuena en tu interior por favor sigue leyendo ya que mi intención es que sepas que ya eres un ser espiritual aunque no lo sientas. Eres un ser con alma, cuerpo y conciencia y nada cambiará esta realidad. El modo en que vivas, la experiencia en si, solo te sirve a tu propósito de vida que es ni más ni menos que ser tú mismo en todo momento.

fitness_espiritual

Con Fitness Espiritual espero que descubras esta maravillosa ecuación: (Cuerpo + Conciencia) + Alma = Ser de Luz

Para mi no hay más misterio. Tan solo somos el resultado de un alma y una conciencia que juegan en esta vida a expresarse como mejor les parece, poniendo bloqueos y miedos y una mente muy muy lineal para hacerlo todo más interesante. Así es el juego.

No hay nada malo ni nada bueno…tan solo hay experiencia.

Puedes tenerlo todo en la vida y seguir estando vacío, o bien puedes no tener nada y sentirte pleno, puedes sufrir como nunca esas experiencias que a nadie le gustaría pasar voluntariamente pero que a tu alma le dan una expresión de si misma que de otro modo no podría experimentar … en definitiva que lo que es bueno para una persona puede no serlo para otra.

Y en la vida nunca se ha tratado de ser bueno o malo, de premiar o de castigar, de perder o vencer … solo de experimentar, de vivir en los cientos de vidas de que hemos vivido y que aún a día de hoy seguimos experimentando.

Solo por el hecho de estar aquí y vivir lo que vivimos (independientemente del juicio de valor que tengamos de ella) ya estamos cumpliendo con nuestro propósito de vida. No hay misterio, ni dudas. Ya estamos cumpliendo con nuestro propósito … sin más.

La vida contiene un menú enorme de opciones: hordas de pensamientos, etiquetas y corrientes dentro de la conciencia de masas.

Algunas son tremendamente limitantes, ya sean mundanas o espirituales: “Si no haces tal dieta de purificación …”, “Si no haces tal postura …”, “Si no haces tal meditación …” .. no eres un ser espiritual. “Si no te casas es que nadie te quiere …”, “Si trabajas y no puedes atender a tus hijos eres poco responsable …”, ” Deberías hacer dieta…”, “Deberías ir al gimnasio …, ” No deberías comer chocolate …”

Siempre intentamos dar una visión de nosotros mismos que no es real. Porque alguien dijo que no hacer ejercicio diario era de vagos y gordos hay gente que se ha creado una culpa porque es incapaz de cumplir con el objetivo que otra persona creó. Al igual que si tienes que realizar una postura recitando un mantra cada día durante unos minutos o meditar visualizando algo que es de alguna manera imposible que visualices ya no tienes voluntad ni cualidad para ser una persona espiritual. Eso, amigo mío, es falso.

Somos incapaces de reconocernos a nosotros mismos, de saber quienes somos y lo que queremos realmente. La diversidad es eso, variedad en todos los aspectos de nuestra vida. Hay muchos tipos de personas y por favor, es IM-PO-SI-BLE encajar en todos ellos a la vez aunque es posible ser todos ellos en algún momento de nuestra vida.

Hay mucha gente que cambia de una cancha de juego a otra esperando despertar espiritualmente, esforzándose cada día para llegar a la iluminación y si pasado un tiempo su vida sigue igual y no ha habido un avance material piensa que está haciéndolo mal y que no tiene cualidades espirituales o algo peor, cree que Dios o una fuerza por encima de ella le castiga por no conseguir sus objetivos. Y ahí añadimos una buena dosis de mortificación … y ya tenemos a otra persona “enganchada” en la limitación de la culpa … y mochila a la espalda.

Con el Fitness Espiritual espero poder ayudar a dar otra visión más relajada y más abierta de lo que es la vida y lo que se espera de ella para que te pongas en forma a través del autoconocimiento.

El Fitness Espiritual es una forma de “puesta a punto” de lo que eres, de quién eres.

Cuando una persona se inicia en lo que suele denominar “un camino espiritual” espera con ilusión conectar con la energía que le rodea y esto a veces es muy frustrante porque la gente intenta conectar desde fuera y no desde dentro. No nota nada, ni ve nada, ni oye nada … se sienten totalmente desconectados de la luz y del mundo espiritual.

En esta nueva zona las cosas no suceden como en el mundo real, hay que encontrar la llave de conexión que es solo tuya, es única y permite entrar en tu mundo interior, “hablar” con tu alma y expresar tu luz y solo tú puedes conocer esa llave. Pueden decirte cómo buscarla, como encontrarla … pero solo tú la verás. El camino espiritual es intimo y privado, único y muy reservado. Solo para ti. Podrás compartirlo, explicar tu experiencia pero solo tú sabrás los matices, los sentimientos y lo maravilloso que eres sin miedo a ser tú mismo.

vivir sin darme cuentaMucha gente sufre en su camino porque,
… les han dicho que tiene que estar al servicio de los demás cuando aún no han conseguido ponerse al servicio de si mismo,
… les han dicho que deben tener “buenos pensamientos” y “buenos sentimientos” cuando hay días que es imposible tenerlos,
… les han dicho que deben ser pacientes, tolerantes, amables, sumisos cuando lo que hace falta es una pequeña rebelión interior y a veces decir NO…

Pero para llegar a ese interior hay que liberarse de muchas mochilas, juicios y pensamientos obsoletos que otras personas crearon para mantenernos en una cajita.

Mi deseo más sincero es que el Fitness Espiritual os pueda permitir ser libres de vivir la vida sin estar condicionad@s, respetando las decisiones que tomen otros en sus propias vidas sin alterar la nuestra.

Cualquier persona, ideología, filosofía, escuela que no te permita ser “tú mismo” no es la apropiada para tu camino espiritual, a menos que tú decidas que sí lo es utilizando para ello tu libre albedrío.

Intentaré a través del Fitness Espiritual que descubras la opción de decidir vivir la vida sin huir, sin sentirte culpable, ni con más drama del necesario … simplemente viviendo tu vida plenamente y en libertad.

SÉ BIENVENID@ A FITNESS ESPIRITUAL

 

viñeta de dios que comenta si fuese dioa me preguntaria si las religiones se aman mas a si mismas que a mi