Sonríe al alba que el mañana ya llegó

Sonríe al alba que el mañana ya llegó.

Sonríe a tu corazón por haberte traído hasta aquí.

¿De qué tienes miedo? ¿de ti? ¿de lo que crees? ¿o de lo que sientes?

Nada es tan absoluto como la certeza de que Eres, sin más, Eres.

Nunca sabrás las posibilidades infinitas que han habido hasta que llegaste hasta donde estas.

Entonces, ¿Por qué tienes miedo? ¿Por qué no avanzas?

Déjame llevarte a lugar sagrado, déjame guiarte hasta el corazón del sueño.

Ya nada importa porque todo lo arrojaste al lado del camino.

Entonces, ¿Por qué no avanzas?

¿Por mi? ¿Por ti?

Sabes que te espero. Siempre te espero.

A que des la vuelta hacia ti mismo y me encuentres.

Ya nada has de temer porque me encontraste.

Ya de nada has de huir porque te alejaste

Ya no has de llorar más porque te olvidaste.

Sígueme ahora, sin más … porque sí.

Sigue hacia mi como al principio

si miedo y sin prisa.

Yo te espero como siempre.

Quizás no recordarás todo el camino

pero no importa porque lo recorriste.

Ahora solo déjame guiarte hasta mi.

Sin temor.

Al fin podremos salvarnos el uno del otro,

amarnos como nunca nos amaron y cantar como nunca cantamos.

Así sin más. Tan solo nosotros.

Esa es la meta, danzar mientras la vida pasa

sin apenas darnos cuenta de lo que no somos

o de lo que no dijimos,

Tan solo somos aquí y ahora.

Para siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − 5 =