Sobre los deseos

Era una mañana de invierno cualquiera. O debería decir que esa mañana, el sol había dibujado un cielo inusualmente rosado, con pinceladas violáceas. Quizás era solo el efecto fugaz de un cambio de temperatura sobre las capas altas de la atmósfera. No sé. Puede que fuera una mañana cualquiera, de esas en las que sientes que el astro solar ya no calienta tanto …

Recorría ese camino que me separa de la cafetería donde suelo comprar pan de molde para mi desayuno, o quizás tomar un café con leche para comenzar el día.

No fue hasta percibir el golpe de mi zapato sobre esa superficie sólida cuando me di cuenta de su presencia. Era una lámpara de aceite vieja y corroída que sobresalía perezosamente de entre la arena.

Sonreí.

– “Quizás mi suerte haya llegado a un punto de inflexión” – pensé.

Recogí la lámpara, no sin esfuerzo y sin provocar una espesa nube de polvo. Y sin perder un instante la froté.

Ante mi, apareció un ser disfrazado de genio de la lámpara. Bueno, bien considerado, lo llamé disfraz por ser la hora que era y el lugar en el que estaba, pero de hecho era su atuendo normal.

– “¡Te concederé tres deseos! Empieza cuando quieras”.

Arrugué mi entrecejo y repliqué a tan amable invitación:

– “Deseo formular deseos conscientes”.

– “¿Qué quieres decir con eso? – me interrogó el genio.

– “Quiero que cuando formule un deseo yo sea consciente de las consecuencias de lo que estoy pidiendo, de forma que no me lleve ninguna sorpresa tras haberlo formulado o pueda llegar a arrepentirme por los efectos que la materialización de mi deseo tenga sobre mi y sobre el resto del universo” – expliqué al genio.

– “¡Concedido! Procede a tu segundo deseo cuando lo desees”.

– “Deseo no tener límites en mis deseos” – dije a continuación.

– “¿Deseas se un genio?” – me preguntó el genio.

– “No. Deseo que no exista un límite en los deseos que me vas a conceder. De forma que pueda deshacer o complementar cualquier deseo que haya formulado anteriormente. Implica también que no me impondrás ningún límite temporal sobre mis deseos, ni para hacerlos ni sobre su duración” – repuse.

El genio no parecía muy satisfecho con mis dos primeros deseos, pero no pudiendo ir en contra de su primera frase, añadió:

– “Deseo concedido ¿Algún deseo más …?”.

– Sí. Deseo conocer a Dios – dije en ese momento.

Pasaron unos minutos en los que el genio me miraba y yo miraba al genio. El mundo a nuestro alrededor seguía su curso normal. O supuestamente normal.

– “¿No vas a concederme mi deseo?” – pregunté frustrado.

– “No tengo nada que hacer” – me respondió con un tono un tanto indignado, si es que un genio podía hacer uso de esa emoción.

– “No entiendo” – añadí – “Quiero ver a Dios”.

El genio hizo una mueca.

– “Será difícil explicar las consecuencias de tal deseo. Quizás decir que tu vida cambie para siempre y tu concepto de la vida no vuelva a ser el mismo, sea una descripción más o menos acertada ¿Estás seguro?” – preguntó el genio.

– “Afirmativo”

– “¡Deseo concedido!” – dijo el genio haciendo girar su muñeca al tiempo que hacía aparecer un espejo delante de mis narices.

– “¿Pero qué es esto? ¿No he sido claro con mi deseo?” – añadí.

– “Esto es lo más cercano a tu deseo que puedo llegar a hacer” – me repuso. Esta vez su cara sí que reflejaba una indignación inequívoca.

– “Pero, entonces, si yo soy Dios, ¿Por qué tengo la vida que tengo? ¿Por qué el mundo está como está? ¿Por qué tengo que caminar para ir a buscar el pan? ¿Por qué tengo hambre por la mañana, o tengo que ir a hacer pis cuando me levanto? ¿Por qué envejezco? ¿ …”

– “¡Alto! Yo soy un genio. Cumplo deseos. No entiendo, ni soy capaz de digerir tantas palabras juntas articuladas de forma interrogativa. Si no te gusta tu deseo puedes formular otro, creo recordar” – me interrumpió el genio.

– “Deseo conocer la respuesta de mis preguntas” – dije abruptamente.

– “Eres Dios reconociéndose a si mismo. Dios en un cuerpo humano. Eres un ser dotado de libre albedrío. Eres un ser amado ….”

Autor anónimo

 

pensaron

Tabla de ejercicios espirituales

Si miras dentro de ti, en los más profundo que puedas llegar, en esas zonas desconocidas de ti mismo a las que nunca has accedido, te darás cuenta que ni el camino era tan difícil ni lo que ibas a encontrar era tan desconocido para ti.

Has de comprender que nos desconoces nada de lo que hay en ti. A esos lugares solo accedes desde el alma. Ella los gobierna y los administra. Sabe qué camino escoger en cada momento.

Tu alma habla por ti con palabras que no quieres pronunciar, y experimenta emociones que no puedes controlar.

Ella te conoce y sabe a dónde quiere llegar esta vez, contigo.

Si supieras que en ese instante en que sabes con certeza que estás increíblemente posicionado, en el posición correcta, descubres que traspasar la línea no era tan difícil ni tan lejana.

Mírate por un instante y descubre hasta dónde has llegado.

Nadie más podía haberlo hecho. Solo tú, con tu presencia y amor, tan solo tú.

1) Sonríe pues el final de tan prodigiosa aventura está al llegar. Tú eres magia, eres increíble y único. Sin ti tu alma no hubiera podido vivir lo que vivió.

2) Sonríe, no te preocupes, todo llega, incluido el momento del despertar, incluida la alegría de vivir, incluido el tiempo de amar. Ya lo tienes.

Si solo reflejas dudas y miedos éstos te impedirán que veas el resto del cuadro. Todo está ahí, desde siempre.

3) Ignora lo que no tienes y disfruta lo que se te muestra.

Así llegarás a ti. ¡Así sea!

fitness espiritual

Hipocresía espiritual

Oh, ser humano que has tomado tierra, que vives una vida humana en un cuerpo humano, que feliz y perturbador es sentir esa llamada, ese golpe de nudillos en la puerta de tu mente, que voy a llamar el despertar espiritual.

Ante ti opciones, caminos, actitudes, decisiones, que van a dibujar tu experiencia humana.

Y sí, ante ti, muchos dogmas espirituales y muchas ideas sobre lo que es Dios, sobre lo que debe ser o no debe ser tu vida espiritual. Algunas de esas opciones, ideas, van a invitarte a dejar de lado tu humanidad, tus deseos, tu ser terrenal, para concentrar tus esfuerzos, tu tiempo, tu energía en “lo más alto”, en “lo más elevado”.

Pero ¿Qué sentido tiene pensar que hay un Dios y que hay una vida, pero que debes pasar por alto la vida para servir a Dios?

¿Qué tipo de hipocresía es renunciar a la vida para ser espiritual?

Ese concepto limitante quiere que renuncies a tus sueños, que renuncies a tus emociones, que renuncies a tu pasión por la vida para encontrar “el camino” que te acerque a Dios.

Si decides vivir tu espiritualidad a través de las drogas o las plantas de poder, envenenarás tu cuerpo físico e iniciarás un camino lento pero seguro hacia tu muerte.

Si tu espiritualidad se basa en los ritos, los cánticos, la oración y la meditación, dibujarás amplios círculos de autocomplaciencia alrededor de una idea, de un concepto, de una tradición o de una “sensación de espiritualidad”. En el mejor de los casos trascenderás tu humanidad y entonces abandonarás tu cuerpo, te iluminarás y abandonarás este plano terrenal.

¡Ya he leído bastante! SALIR DE AQUI

O puedes iniciar un camino que te conduzca realmente hacia tu divinidad, pero para ello deberás aprender a amarte a ti mismo.

Solo si eres capaz de amarte a ti mismo podrás amar a la vida. Amarse a sí mismo es egoísta, pero si no es así, no puedes amar a otro.

Es una hipocresía flagrante carecer de amor propio y profesarlo por otro. Es una hipocresía vivir por y para otros y no por y para ti mismo, porque si no te amas a ti mismo, tu amor por los otros es frágil y se lo lleva el viento.

Cuando te amas a ti mismo con la fuerza suficiente para despertar de tu sueño, de tu cautiverio, o de tu drama de ser víctima, ser criticado, ridiculizado y perseguido, entonces empiezas a comprender que Dios está en ti.

El camino espiritual es un camino hacia tu interior.

¡Despierta! Ser maravilloso y lleno de luz ¡Vuelve a la vida!

¿Qué limita mi camino espiritual?

 

hipocresía espiritual

más información: ramtha

Bienvenid@

Bienvenid@ a este espacio al que llamo desde este momento Fitness Espiritual.

Hace tiempo que siento la necesidad de poder expresar lo que “sé”, mi verdad, ya que muchas veces soy testigo de la cantidad de personas que vienen a mi esclavizadas por sus miedos o creencias, necesitando escuchar una palabra que las libere más que las consuele, viendo como intentan justificar su dolor, su sufrimiento en aras del amor o de la obligación moral a la que han estado expuestas. Vienen cansadas, doloridas y desconsoladas porque nada concuerda en su vida, porque las cosas no les sale como desean porque tienen que luchar siempre para obtener una décima parte de lo que les corresponde … viviendo una lucha sin fin.

Desde pequeña que ando “trasteando” entre las dos realidades: la Visible, la que podemos ver todos desde que abrimos nuestros ojos por primera vez y la Invisible, aquella que solo unas pocas personas pueden ver pero que todo el mundo es capaz de intuir o percibir en ciertos estados o momentos del alma. Dicen que estas dos realidades están separadas por un velo, un bonito eufemismo para dividir dos tipos de vibración. La realidad humana tiene una energía densa y pesada y la realidad Invisible tiene una vibración más rápida y ligera.

Lo importante no es tanto lo que hay del otro lado del velo que ya de por si es algo mágico y misterioso y que nos llama poderosamente la atención, al menos a una parte de los humanos, sino más bien la forma en que vivimos esta vida que escogimos y que tantas veces hemos experimentado.

El Fitness Espiritual es tan solo una palabra a la que le voy a dar mi propio significado y mi propia identidad. Vivimos en un mundo lleno de conceptos, creencias, limitaciones y etiquetas que nos alteran nuestro estado natural del Ser y nos “obligan” a ser o a expresarnos de cierta manera inclusive en la llamada Era de la Nueva energía. No solo porque se tenga que meditar, o ponerse en cierta postura repitiendo ciertas palabras, vas a ser mejor persona que otra que solo viva su vida según el manual que le enseñaron sus padres o la sociedad.

No intento echar por tierra aquellos métodos que ayudan de alguna manera a que te centres en ti y que descubras el Ser tan maravilloso que eres, animo a la gente a que busque en su interior, a que se exprese según su naturaleza álmica independientemente de la religión o creencia que procese, del trabajo que realice, del status económico que posea o de si se considera más humano que espiritual o al revés, más espiritual que humano. Eso no importa, porque cualquier Ser que viva en este planeta tiene la oportunidad de vivir la vida que más le convenga y con la que más se sienta a gusto. Pero si cualquier método que utilices en tu búsqueda no te aporta nada que ya sepas, te “obliga” ha realizar cualquier tipo de ejercicio diario ya sea meditación, posturas, mantras…etc… y te angustia porque llega el final del día y no lo has podido realizar y te hace sentir culpable y te sientes una persona con poca voluntad espiritual es mejor que en ese momento te des cuenta y aceptes que ese método no es en absoluto lo mejor para ti y tu alma.

Quizás simplemente teniendo un momento para ti, leyendo, cerrando los ojos por un instante, mirando el cielo o simplemente riendo o teniendo una conversación con alguien que amas es suficiente para obtener los beneficios de cualquier otra terapia o método espiritual.

Y de eso se trata precisamente el Fitness Espiritual: Quitarse de encima todas esas mochilas que nos hemos ido colgando desde años inmemoriales intentando dar una visión de ese sobrepeso mental con el que cargamos. Mi intención es que te liberes de todo aquello que no te permite ser tú mismo y así llegar a conocerte y a amarte a ti mismo tal y como eres porque ya así eres un Ser de Luz maravilloso y auténtico y no hay nada malo en ti que pueda ser criticado, negado o juzgado por otras personas.

Es necesario despojarnos de la inmensa cantidad de etiquetas y juicios mentales que arrastramos sin ningún beneficio para nosotros mismos, ni para nuestra felicidad, ni para nuestro camino de vida espiritual.

Si algo de lo que digo resuena en tu interior por favor sigue leyendo ya que mi intención es que sepas que ya eres un ser espiritual aunque no lo sientas. Eres un ser con alma, cuerpo y conciencia y nada cambiará esta realidad. El modo en que vivas, la experiencia en si, solo te sirve a tu propósito de vida que es ni más ni menos que ser tú mismo en todo momento.

fitness_espiritual

Con Fitness Espiritual espero que descubras esta maravillosa ecuación: (Cuerpo + Conciencia) + Alma = Ser de Luz

Para mi no hay más misterio. Tan solo somos el resultado de un alma y una conciencia que juegan en esta vida a expresarse como mejor les parece, poniendo bloqueos y miedos y una mente muy muy lineal para hacerlo todo más interesante. Así es el juego.

No hay nada malo ni nada bueno…tan solo hay experiencia.

Puedes tenerlo todo en la vida y seguir estando vacío, o bien puedes no tener nada y sentirte pleno, puedes sufrir como nunca esas experiencias que a nadie le gustaría pasar voluntariamente pero que a tu alma le dan una expresión de si misma que de otro modo no podría experimentar … en definitiva que lo que es bueno para una persona puede no serlo para otra.

Y en la vida nunca se ha tratado de ser bueno o malo, de premiar o de castigar, de perder o vencer … solo de experimentar, de vivir en los cientos de vidas de que hemos vivido y que aún a día de hoy seguimos experimentando.

Solo por el hecho de estar aquí y vivir lo que vivimos (independientemente del juicio de valor que tengamos de ella) ya estamos cumpliendo con nuestro propósito de vida. No hay misterio, ni dudas. Ya estamos cumpliendo con nuestro propósito … sin más.

La vida contiene un menú enorme de opciones: hordas de pensamientos, etiquetas y corrientes dentro de la conciencia de masas.

Algunas son tremendamente limitantes, ya sean mundanas o espirituales: “Si no haces tal dieta de purificación …”, “Si no haces tal postura …”, “Si no haces tal meditación …” .. no eres un ser espiritual. “Si no te casas es que nadie te quiere …”, “Si trabajas y no puedes atender a tus hijos eres poco responsable …”, ” Deberías hacer dieta…”, “Deberías ir al gimnasio …, ” No deberías comer chocolate …”

Siempre intentamos dar una visión de nosotros mismos que no es real. Porque alguien dijo que no hacer ejercicio diario era de vagos y gordos hay gente que se ha creado una culpa porque es incapaz de cumplir con el objetivo que otra persona creó. Al igual que si tienes que realizar una postura recitando un mantra cada día durante unos minutos o meditar visualizando algo que es de alguna manera imposible que visualices ya no tienes voluntad ni cualidad para ser una persona espiritual. Eso, amigo mío, es falso.

Somos incapaces de reconocernos a nosotros mismos, de saber quienes somos y lo que queremos realmente. La diversidad es eso, variedad en todos los aspectos de nuestra vida. Hay muchos tipos de personas y por favor, es IM-PO-SI-BLE encajar en todos ellos a la vez aunque es posible ser todos ellos en algún momento de nuestra vida.

Hay mucha gente que cambia de una cancha de juego a otra esperando despertar espiritualmente, esforzándose cada día para llegar a la iluminación y si pasado un tiempo su vida sigue igual y no ha habido un avance material piensa que está haciéndolo mal y que no tiene cualidades espirituales o algo peor, cree que Dios o una fuerza por encima de ella le castiga por no conseguir sus objetivos. Y ahí añadimos una buena dosis de mortificación … y ya tenemos a otra persona “enganchada” en la limitación de la culpa … y mochila a la espalda.

Con el Fitness Espiritual espero poder ayudar a dar otra visión más relajada y más abierta de lo que es la vida y lo que se espera de ella para que te pongas en forma a través del autoconocimiento.

El Fitness Espiritual es una forma de “puesta a punto” de lo que eres, de quién eres.

Cuando una persona se inicia en lo que suele denominar “un camino espiritual” espera con ilusión conectar con la energía que le rodea y esto a veces es muy frustrante porque la gente intenta conectar desde fuera y no desde dentro. No nota nada, ni ve nada, ni oye nada … se sienten totalmente desconectados de la luz y del mundo espiritual.

En esta nueva zona las cosas no suceden como en el mundo real, hay que encontrar la llave de conexión que es solo tuya, es única y permite entrar en tu mundo interior, “hablar” con tu alma y expresar tu luz y solo tú puedes conocer esa llave. Pueden decirte cómo buscarla, como encontrarla … pero solo tú la verás. El camino espiritual es intimo y privado, único y muy reservado. Solo para ti. Podrás compartirlo, explicar tu experiencia pero solo tú sabrás los matices, los sentimientos y lo maravilloso que eres sin miedo a ser tú mismo.

vivir sin darme cuentaMucha gente sufre en su camino porque,
… les han dicho que tiene que estar al servicio de los demás cuando aún no han conseguido ponerse al servicio de si mismo,
… les han dicho que deben tener “buenos pensamientos” y “buenos sentimientos” cuando hay días que es imposible tenerlos,
… les han dicho que deben ser pacientes, tolerantes, amables, sumisos cuando lo que hace falta es una pequeña rebelión interior y a veces decir NO…

Pero para llegar a ese interior hay que liberarse de muchas mochilas, juicios y pensamientos obsoletos que otras personas crearon para mantenernos en una cajita.

Mi deseo más sincero es que el Fitness Espiritual os pueda permitir ser libres de vivir la vida sin estar condicionad@s, respetando las decisiones que tomen otros en sus propias vidas sin alterar la nuestra.

Cualquier persona, ideología, filosofía, escuela que no te permita ser “tú mismo” no es la apropiada para tu camino espiritual, a menos que tú decidas que sí lo es utilizando para ello tu libre albedrío.

Intentaré a través del Fitness Espiritual que descubras la opción de decidir vivir la vida sin huir, sin sentirte culpable, ni con más drama del necesario … simplemente viviendo tu vida plenamente y en libertad.

SÉ BIENVENID@ A FITNESS ESPIRITUAL

 

viñeta de dios que comenta si fuese dioa me preguntaria si las religiones se aman mas a si mismas que a mi