En la vida …

En la vida ni se gana ni se pierde,
ni se fracasa,
ni se triunfa.
En la vida se aprende,
se crece,
se descubre,
se escribe,
se borra.
Y se reescribe otra vez,
se hila,
se deshila y
se vuelve a hilar.
El día que comprendí
que lo único que me voy a llevar es lo que vivo,
empecé a vivir lo que me quiero llevar.

Poesía Purépecha, autor anónimo

La ilusión que nos gobierna

Hay una gran ilusión en este mundo ahora mismo, todo el mundo lo compra, es como una especie de ilusión de la conciencia de masas.

Es una cosa llamada poder.

No existe tal cosa, ‘poder’, pero sin embargo la gente lo busca, los gobiernos lo buscan, las empresas lo buscan, pero no es real y aun así todo el mundo lo compra.

El poder es simplemente seducción, es robo de energía.

¿Para qué? No lo sé, porque hay suficiente energía en el universo para continuar y así sucesivamente durante eones de tiempo.

No hay una crisis energética en el planeta, lo que hay en este mundo es una crisis de poder: gente que no cree que tienen poder, y personas que tienen miedo del poder y que, en cierto sentido, también están jugando o participando en ese juego de poder.

Es una gran ilusión, es una seducción, es una obsesión y es parte del virus de la energía sexual que reina en el planeta.

¿Cómo sería para ti estar fuera del juego de poder? ¿Cómo sería un ser humano que solo hiciera brillar su luz sin tomar partido?

Tu crecimiento espiritual modela y cambia los eventos trágicos del mundo. Tu mente y tu dualidad sólo los empeoran. A la inversa, a medida que vas hacia el despertar en tu interior, pues, sí, incluso la iluminación de una sola persona puede detener una guerra.

Texto original: Tobias

El único poder real que tienes es el de decidir

Nadie puede sufrir pérdida alguna a menos que ésa haya sido su decisión. Nadie sufre dolor salvo cuando él mismo así lo decide. Nadie puede estar afligido, sentir temor o creer que está enfermo a menos que eso sea lo que desee. Y nadie muere sin su propio consentimiento. Jamás ocurre nada que no sea una representación de tus deseos ni se te niega nada de lo que eliges. He aquí tu mundo, completo hasta el más ínfimo detalle. He aquí toda la realidad que tiene para ti ….

UCDM, lecc. 152

El futuro no está escrito

Todos nos hemos preguntado por nuestro futuro. Y sorprende descubrir la ansiedad que produce muchas veces asomarse a verlo.

El futuro está en manos de cada persona y dependerá de su nivel de
conciencia y de su toma de decisiones.

El futuro no está escrito de manera inexorable.

Son muchos los que defienden la idea de que existe una especie de ‘guión’ que cumplir, pero cada uno decide cómo hacerlo.

Cada uno construye su futuro, como co-creador de su destino que es.

Cuentan que un humano perdió su camino una, dos y mil veces. Cada vez que se perdía, sus guías le enseñaban algo nuevo. Con el tiempo se perdió tantas veces que se volvió sabio. Cuando finalmente encontró su camino, fue tan feliz que quiso compartir cuanto sabía con el resto del mundo. Entonces se puso a escribir un libro, pero pronto descubrió que no podía enseñar nada. Lo único que había aprendido durante todo ese tiempo era el derecho que cada uno tiene a equivocarse y encontrar su camino. Sus guías le sonrieron con gran misericordia y le enviaron hermosos sueños para que los compartiera con otros humanos que quisieran escuchar lo más sagrado.
futuro

El niño interior herido es una falacia

No tienes un/a niñ@ interior herid@. Siempre lo has sabido. Siempre, siempre lo supiste. Puede que tengas un adolescente herido y un adulto herido, un adulto muy herido, pero todo eso de los niños interiores heridos, no, no. Simplemente no es así.

Llevas años intentando sanar tu ‘niño interior’, intentando integrarlo, para finalmente descubrir que solo es una creación de tu mente, celosa de no tener sentimientos auténticos, que provienen del corazón y del alma. Son solo emociones inmaduras, poco realistas, demandantes, egoístas.

Tu ‘niño interior’ nunca podía lograr lo suficiente, así que se alimentaba de tu energía y de la energía de los demás; lo que a su vez ocasionaba berrinches, enfado, y hacía que mirases las cosas con ojos muy inmaduros.

Pero lo que realmente sucede es que el ‘niño interior herido’ es todo un montaje.

Cuando naciste en esta vida tenias una certeza tan pura de por qué estabas aquí en el planeta, una certeza pura de lo que querías hacer y a dónde querías ir.

Cuando tenías uno y dos años, hacías cosas como hablar con los elementales y las hadas y conmigo y con otros, y eso era realmente hermoso. Cuando tenías tres y cuatro años, seguías teniendo ese recuerdo claro, pero entonces empezabas a hacerte más consciente del mundo que te rodeaba y de sus idiosincrasias, sus retos y dificultades, pero seguías recordando con claridad. Y cuando tenías cinco años y quizá hasta los seis, aún tenías esa conciencia clara de por qué estabas aquí y qué ibas a hacer.

Si te lo propones puedes sentir a ese niñ@ interior tuy@, a ti mism@. Puedes traerl@ aquí. Sabes que no hay tiempo. No hay pasado ni futuro. Así que puedes ser tu niñ@ interior ahora mismo. Siente dentro de él/ella.

Y comprobarás que tu niñ@ interior es un ser crístico, cristal, puro, inocente.

Puedes ver la belleza que ese/a niñ@ cristalin@ y también todos los desafíos, todas las nubes y las sombras y la oscuridad de la humanidad que se arremolinaban y hicieron que ese/a niñ@ interior se escondiera. Pero no, no está herid@. Se escondió para protegerse y poder emerger en el momento adecuado con claridad.

Puedes acceder a ese recuerdo de tu verdadero y puro ser infantil, y, luego, a todas las cosas que pasaron para que él/ella se escondiera, todas las cosas en tu adolescencia, ya sea que sintieras que eras promiscu@ o que hacías daño a otras personas o que te drogabas a una edad temprana o que tenía malas parejas en el camino.

No, no hay ningún ‘niño interior herido’, y si puedes volver a esa certeza y ese conocimiento interior de ese/a niñ@ pequeñ@ que fuiste, eso te ayudará a entender todas las demás cosas que te suceden.

Extracto shaud 3, serie ‘Sentarse en un banco del parque’. crimsoncircle

niño interior herido

El ser humano en transición

El ser humano sólo puede realizar e irradiar su esplendor de luz en la unidad y el equilibrio de los diferentes niveles de conciencia que hay en él.

En esta humanidad en transición la acumulación de traumas psíquicos, tales como el orgullo y su cortejo de sufrimiento, frustraciones, complejos de inferioridad o superioridad, relaciones de fuerza, …, perturba el flujo natural de vida y divide nuestro ser.

Cuando nos demos cuenta de una parte nuestra está animada por energías tales como ‘compararse con’, ‘querer dominar a’, o ‘querer ser o parecer a la imagen que otros se han formado de nosotros’, …, es esencial no juzgarse.

Todos nos hemos vestido con hábitos psíquicos que ocultan al esplendor de nuestra alma.

Observa, sin juzgar, el miedo o el trauma que lo originó. No debes rechazarlos, sino entenderlos con amor para que puedan ser transmutados por la Luz.

Puedes llegar a entender mejor la grandeza de tu ser en todas sus dimensiones. Las palabras no pueden evocar la dimensión de tu ser que está fuera del tiempo, pero puedes percibir su belleza.

Llevas en ti toda la riqueza de tus experiencias que van mucho más allá de tu vida presente.

Recuerda que todo lo que te ocurre lo has elegido, sea cual sea el nivel de tu ser que emitió la elección.

Llevas también en ti las memorias de tu herencia humana y de las heridas emocionales que te influencian.

Finalmente, si quieres ser completo, debes integrar plenamente tu cuerpo físico; que es inteligente, sensible, y desde hace milenios sufre al ser percibido como una cárcel, una limitación intolerable para el alma ávida de libertad.

¡Aspira a la vida! de tu «Yo soy un Ser reunificado».

Texto original: Marie Elia

Sobre le religión a seguir …

«A todos ustedes se les ha enseñado desde el nacimiento que deben entregar su poder a Dios, someterse a Él y ser serviles. Lo adoran inclinándose, humillándose y arrastrándose ante un Dios, debido a que se les ha enseñado que son indignos como humanos. Continúan buscando al Dios único, al sistema único, o la doctrina única que lo explique todo a su entera satisfacción.

Habitualmente, esa doctrina termina por ser un conjunto de reglas o métodos para ganarse el favor de Dios, o para explicar claramente una simple ‘relación de causa a efecto’ relativa al castigo o a la recompensa.

Querido mío, cuando usted entró en la librería, ¿Quién le dijo que tenía que elegir una religión de entre las expuestas en las estanterías? No era este un lugar con doctrinas competitivas entre sí en el que se le exigiera ‘elegir una’, o que abrazara una creencia.

Permítame plantear la siguiente pregunta: cuando estaba en la escuela, como persona joven, ¿En qué asignatura ‘creía’? ¿Cuál de ellas aceptaba al mismo tiempo que desechaba todas las demás? ¿Ciencias, o historia, o el ‘taller de comercio’, o lengua extranjera? Esa es una pregunta estúpida (podría usted decir)… ¡En efecto!, lo es.

Estaba usted en la escuela, como un humano joven, ávido y capacitado para aprender acerca de su mundo y de su trabajo, y para formarse en consecuencia. Jamás se le ocurrió pensar en elegir una asignatura, y muchos menos en subyugarse a ella y rechazar todas las demás. Pues lo mismo sucede ahora con su espiritualidad.

No dejaré de recordárselos continuamente: ustedes son especiales. Ustedes son los que están capacitados, y yo estoy aquí precisamente para servirles. Sobre esta Tierra no hay entidades más grandes que aquellas que están aquí en período de aprendizaje.

¡Créame! Todos los demás están aquí para servirles en su estancia. Ese conocimiento le ha sido bloqueado, se les ha ocultado en su período de aprendizaje, aunque no por ello deja de ser menos cierto. Su dualidad es su ámbito de descubrimiento.

Las estanterías combinadas configuran sus enciclopedias del conocimiento. Todas las cosas de las que hablan son apropiadas…, ¡Todas ellas! Sí, hay curación en las piedras, y en los colores, y en los sonidos, y en los dibujos. Como ya les he informado antes, el verdadero poder lo alcanzarán aquellos pocos que finalmente las conjunten (reunir armoniosamente las partes de un todo). Por el momento, e incluso tomándolas por separado, siguen siendo válidas. ¿Se curan los humanos con ellas? La respuesta es que sí.

Existen recursos en la astrología, que es el estudio del alineamiento magnético de la impronta de su nacimiento. Existe verdadero valor en aprender de los métodos del tarot y de las runas. En estos momentos, son como termómetros de su crecimiento, y reflejan realmente la exactitud al nivel más elevado, siempre y cuando se usen e interpreten correctamente. Hay mucho que aprender, si lo desea, acerca de cómo se equilibra físicamente su cuerpo, por lo que es válido el estudio de las auras, chakras e incluso del sexo espiritual humano. El sexo no se les ha dado simplemente como una forma biológica de procreación. También tiene la intención de ser un puente espiritual entre la mujer y el hombre, de vincularlos espiritualmente al mismo tiempo que aportaban las necesarias funciones biológicas.

Los libros de los antiguos, de los yoguis y chamanes, son sus cápsulas del tiempo de sí mismos para sí mismos…, ¿No se le ha ocurrido pensarlo nunca? Quizá esto le ofrezca una perspectiva completamente nueva acerca de la historia. ¿Qué papel cree que usted ha jugado en ella? ¿Podría ser usted mismo alguno de los que se encuentran en las estanterías?

Seguramente, esto le parecerá intrigante.

Esto es algo que yo no puedo experimentar como Kryon. Es únicamente suyo, y es revelador en su verdad. Enterrados en sus expresiones pasadas hay indicadores maravillosos acerca de por qué es usted tal como es hoy, en la actualidad. La forma en la que es usted hoy también afectará igualmente a su siguiente expresión. Se trata de una mecánica compleja pero maravillosa acerca de sus lecciones en el karma, y debería usted desear saber más al respecto, puesto que eso le servirá inmediatamente.

En cuanto a la variedad de autores, sea consciente de que la verdad es la verdad, y se encontrará con principios coherentes a cada paso que dé, aun cuando las culturas y las lenguas sean diferentes.

¿Los libros canalizados? Sé que tendrá más preguntas que plantear acerca de esto. La mayoría son reales. Algunos no lo son. Su propia intuición le dirá la verdad. Aquellos que son reales han sido canalizados en el nivel más elevado por parte de entidades de servicio y enseñanza que son muy diferentes; esa es la razón por la que la información resulta tan diversa. No se trata de algo necesariamente opuesto, sino sólo diferente en cuanto a sus perspectivas. Le diré más cosas sobre esto más adelante, pero le diré ahora, como ya lo he hecho antes, que las predicciones canalizadas no son necesariamente exactas, debido a los cambios ocurridos en la Tierra en los últimos años.

Es posible que fueran exactas para el momento en que fueron escritas, pero quizá no lo sean necesariamente ahora. No obstante, algunas predicciones hechas hace más de mil años son nuevamente exactas, tras haber quedado vacías a través de la acción humana y haber regresado recientemente ‘a la exactitud’. ¿Le sorprende esto? Recuerde que ustedes se rigen por una limitada línea de tiempo lineal, mientras que el Universo no. Toda la información real canalizada siempre se da en perfecta energía de amor. No tengo necesidad de explicarle, socio mío, cómo afecta eso al resultado, ¿Verdad? En la medida en que se trata de un canal procedente del espacio, ¿Qué cree usted que es? En los últimos escritos también le he ofrecido comprensión acerca de los ovnis. ¿Es acaso extraño que jueguen un papel tan importante en la metafísica?

Recuerde la advertencia: las cosas todavía no comprendidas no son necesariamente malignas, extrañas o fantasmales, sino que, simplemente, no han sido comprendidas todavía. Permitan que estas cosas dispongan de espacio y de tolerancia, como harían sin duda si descubrieran de pronto una rama de una nueva ley física de estudio (algo que, a propósito, harán).

Para todos ustedes, la próxima vez que se acerquen a estas librerías, háganlo con amor y tolerancia, y luego descríbanse los unos a los otros cómo se sienten. ¿Qué libros les atraen más? ¿De qué cosas desean saber más? Como entidades de origen divino que caminan por el planeta en período de aprendizaje, ¿Qué desean saber?

Luego, elijan el material apropiado. Su don de discernimiento es especialmente agudo en esta nueva energía. No se tardará mucho en que el trigo quede separado de la paja en relación con las estanterías de estas librerías.»

Extracto Carroll, Lee – ‘Kryon II- No Piense Como Un Humano’ 1997

Presencia

La presencia es la esencia vibrante de la existencia y la creación, es la razón misma de la existencia del universo. Cuando amas, piensas, te mueves, es la representación de la Fuente misma en acción.

Presencia significa ‘divinidad que mora internamente’ despierta o esencia divina consciente.

La presencia ‘Yo soy’ es el foco individualizado de la Fuente. Es el ‘verdadero tú’.

El Yo soy re-conoce la perfección en cada uno y en todas partes. Cuando sientes la expresión del ‘Yo soy’ en ti, significa que sientes que tienes a la Fuente en acción expresándose en y a través de tu vida.

La presencia ‘Yo soy’ está anclada en tu corazón. Ella es la que te da la Vida. Tú eres la presencia de la Fuente aquí y ahora, en este mismo momento.

Para ‘sentir la presencia’ solo tienes que darte una oportunidad.

Extracto ‘the midnight gospel’ (netflix) sentir la presencia
llama triple

Yo Soy la presencia divina en perfecta expresión

La espiritualidad no es moralidad, es un modo de ser

«Hay una idea viva en sus mentes de que deberían ser mejores, otro diferente del que son ahora; de que deberían ser más altamente desarrollados, más santos, más capaces de seguir ciertas reglas, un ideal superior que tienen para ustedes mismos – pero ésta es una idea falsa.

Todo este trabajar en ustedes mismos está basado en la idea de que no son buenos como son; de que hay algo más; de que tienen el poder de cambiar; de que tienen control sobre el hecho de ser humanos.

Esta es una idea vieja, y una que experimentaron plenamente en una era muy vieja.» 

Extracto de «El tercer modo» por Jeshua

Cuando te valoras y te enjuicias valiéndote de conceptos idealizados, frecuentemente obsoletos, que otros han utilizado en el pasado estás haciendo tu mochila más pesada.

Hemos hablado con frecuencia de los patrones mentales heredados, de las consecuencias que éstos tienen en nuestra psiquis, en nuestra felicidad y en nuestra salud, tanto física como mental.

No obstante no es porque lo hayamos mencionado antes que deja de ser de actualidad. El peso que necesita ser liberado está ahí, en las calles, en las escuelas, en las familias, en nuestro interior.

Y es agotador. Pudo ser entretenido, interesante, en un momento dado, como experiencia, pero ha dejado de ser divertido. Es tedioso y aburrido. Pero sobre todo ha sabido convertirse en esquivo, en sutil, de forma que se camufla muy bien y se hace pasar por ideales de superación, de crecimiento, de elevación espiritual.

Vacía tu mochila! No intentes ser diferente, simplemente sé.

«¿Quieren su sistema inmunológico de regreso?  Suelten mucho de ese karma personal y muchos de sus aspectos, los aspectos no integrados, traumatizados. ¿Cómo hacen eso? Bueno, simplemente, devuelvan estos aspectos al amor, a ustedes, teniendo un espacio seguro en casa, su momento del Ahora, donde están ahora mismo, su momento presente. ¿Cómo haces eso? Respira y ámate a ti mismo. Amor incondicional. Como ha sido dicho muchas veces, la cosa más dura que vas a afrontar en esta vida es cómo amarte a ti mismo.»

Extracto de «El Tubo de la Realidad» por Adamus

La espiritualidad no es un fin

Podríamos empezar por preguntarnos ¿Qué es la espiritualidad?

¿Dónde nace esa llamada a recorrer ‘un camino hacia algo más’?

La espiritualidad tiene que ver con el concepto que tenemos de nosotros mismos y del mundo que nos rodea. Y nos conduce a replantearnos la esencia de nuestra propia identidad.

Si la identidad del humano es la base misma de los cimientos del ego, cuestionar la realidad de lo que pensamos que nos define es en sí un camino espiritual.

Puedo compartir mi experiencia personal al comentar que el camino espiritual me llevó a transitar por las baldosas de la filosofía pues esta búsqueda es un deseo de conocer quién soy, qué soy y por qué existo. Utilicé el discernimiento y el cuestionamiento para dejar atrás algunos pensamientos heredados o ancestrales, para intentar crear otros nuevos sobre la base de mi propia experiencia. Y estuvo bien, pero este camino acabó siendo un lastre cuando la lógica material y la razón me acaban llevando siempre al mismo callejón sin salida: una respuesta conduce a otra pregunta, y así sucesivamente.

Mis pasos en el mundo espiritual cohabitaron por un tiempo con corrientes de carácter religioso que me aportaron respuestas. Y bebí, posiblemente, de fuentes milenarias, queriendo saciar la sed de mi ser interior, para, un buen día, reconocer que los dogmas que debía aceptar eran más pesados que la ligereza de las respuestas que llegaba a alcanzar, y descubrir que los rituales eran una distracción del verdadero conocimiento. Descubrí que cuando las respuestas provienen del exterior el vacío interior sigue sin colmarse, y que las experiencias de otros, por muy antiguas o legendarias que sean, son solo ‘relatos personales’, ‘versiones de experiencias individuales’… no ‘verdades universales’.

Exploré igualmente el mundo de la para-ciencia a medida que ésta se va fundiendo con su hermana ‘la ciencia’ para descubrir que el mundo material es mucho más complejo y extraordinario. Pero mi búsqueda quedó incompleta, pues todo lo que descubrí solo sembraba nuevas dudas en mi mente.

Así llegué a la conclusión de que la espiritualidad no es otra cosa que un camino para reconocerme a mi mism@, dentro de un universo de múltiples facetas, múltiples dimensiones, donde navego sin saber a ciencia cierta qué viento me empuja hacia adelante o qué peso muerto llevo en mi bodega.

Es un camino de autodescubrimiento personal. ¿Cuál es mi verdadera identidad? ¿Cómo puedo llegar a reconocerme?

Entonces, si Dios existe, esa dimensión que lo abarca todo, mi fuente original, mi creador, ¿Qué soy para Él? ¿Qué sentido tiene la vida, mi vida de humano, si las respuestas que busco realmente están tan insospechadamente ausentes?

En algún momento, acabé por aceptar que el mundo de los sentidos no iba a satisfacer mi anhelo, por más tiempo que le dedicase y por más esfuerzos que realizase. Esta conclusión fue fruto de la experiencia personal, fruto de miles de experimentos.

Eso sí, poco a poco iba destilando algo de sabiduría. Esa sabiduría que resulta del cúmulo de experiencias desafiantes, maravillosamente desconcertantes y a veces atemorizantes, que es en suma la vida humana.

Nuestro humano anhela una evolución hacia algo más, se interroga sobre el sentido de la vida, sobre el funcionamiento de la energía, sobre el camino espiritual que puede conducirle hacia una emancipación del sufrimiento, del drama, del miedo, de los límites.

Pero, cuanto más me esfuerzo en pulir mi identidad como humano, más atrapado estoy en la duda, en la preocupación de estar haciendo lo correcto.

Mi identidad ha ido evolucionando, como lo ha hecho mi percepción de mi mism@ y cómo me percibo a través de los ojos de los demás.

En el camino espiritual, son muchos los que se atascan intentando convertirse en un mejor «ser espiritual», distraídos y preocupados por las fallas de su relación con su propio dios.

La vida humana es una vida limitada y el verdadero trampolín está en la consciencia, en la conexión con mi verdadero Ser.

A partir de cierto punto la ‘espiritualidad humana’ solo conduce a niveles más elevados de espiritualidad, es decir a caminos que requerirán un mayor esfuerzo físico, mental o financiero (merchandising), pero no necesariamente a niveles superiores de libertad o de consciencia.

Es entonces cuando la espiritualidad se convierte en una limitación.

Sin embargo la espiritualidad como herramienta puede permitirte abrirte a tu conexión con tu divinidad, para permitir a tu esencia que tome las riendas de tu evolución; entonces la espiritualidad no es un fin.

Puedes aprender a vivir plenamente, desde la creación con pasión, desde la experiencia llena de diversión, desde la emoción sin la duda sobre el mañana, desde el uso de la energía sin necesidad de controlarla.

Vivir libre de la ilusión de una identidad como ser espiritual.

La reencarnación en la cristiandad

No existe un consenso amplio sobre si la iglesia cristiana primitiva (previa a que se convirtiera en la religión exclusiva del Imperio Romano por un decreto del emperador Teodosio) comulgaba con el concepto de la reencarnación. Algunos autores defienden que la Biblia recoge algunos pasajes que se refieren específicamente a ella y otros autores pese a ello lo niegan rotundamente.

Sabemos que en el año 325 d.C. se lleva a cabo el Concilio de Nicea, convocado por el emperador Constantino, para defender la unidad del cristianismo.

Dada la amplia difusión de la doctrina de la transmigración y la reencarnación, el Concilio fijó que después de la muerte habría un juicio, por el que unos irían al cielo y otros al infierno. ¡Y punto final!

Esta ‘decisión doctrinal’ fue ratificada por los concilios de Lyon (1274) y de Florencia (1439).

La idea principal que se opone a la reencarnación se resume a que el pecado debe ser castigado o redimido, pero esta segunda opción solo puede ser llevada a cabo por la pasión y muerte de Jesús. Así la posibilidad de vidas sucesivas que den a una persona la oportunidad de crecer en conciencia o evolucionar es una idea que no tiene cabida en la doctrina oficial.

En el II Concilio de Constantinopla, convocado bajo los auspicios del Emperador Justiniano y celebrado en mayo del 553 d.C., se declaró anatema (susceptible de excomunión) a quienes defendieran las doctrinas de Orígenes. El hecho de que dos siglos después de haber formulado éste sus enseñanzas se escogieran quince, entre ellas la de ‘la preexistencia del alma’, para discutirlas y después condenarlas en el Concilio, no es sino prueba de la popularidad y extensión de la que gozaban entre la población cristiana.

Texto original Antonio Piñero

Para terminar no podemos obviar el conflicto conceptual que existe entre resurrección y reencarnación, el primero basado en la conservación del cuerpo físico o algo similar. Y por supuesto el hecho de que la palabra ‘evolución’ sea una palabra casi proscrita por cuántos abogan por la interpretación literal de las escrituras.

Si quieres mi opinión, la ‘negación de la reencarnación’ es sobre todo una necesidad ideológica y política. Para la jerarquía eclesiástica es un escollo insuperable que puedan haber personas que no forman parte del clero y que sí ven las vidas pasadas y el karma. ¿En qué posición quedarían los sacerdotes que carecen de este ‘don espiritual’? ¿Y sus obispos o patriarcas? Añade a esto que muchas mujeres sí tienen ‘el don’ del que ellos carecen. 

reencarnacion

Anexo de términos

▸ La transmigración es algo así como el viaje que realiza el alma a través de las diversas formas de vida a las que anima momentáneamente, mientras dura su vida.
▸ La reencarnación es la creencia de que el alma o esencia individual de las personas empieza una nueva vida en otro cuerpo tras la muerte biológica, es decir el alma toma otro cuerpo diferente para volver a nacer o encarnar.
▸La resurrección es volver a la vida o reanimar como cuerpo físico: la primera resurrección (de Jesucristo), la segunda o primera gran resurrección de la iglesia (también conocida como ‘el rapto’) y la tercera o la del fin de los tiempos (tras la tribulación). Los ‘cuerpos resucitados’ no obstante no serían de carne y sangre.
▸El karma es la acción o energía trascendente que se deriva de los actos, palabras y pensamientos de las personas. Algunas personas lo asocian con el pago o retribución por acciones en vidas pasadas. En mi experiencia siempre se me ha mostrado como un tipo de ‘contrato espiritual’ entre almas o ‘asuntos pendientes’, nunca como un castigo.  
Orígenes, maestro en Alejandría y Cesarea (184-253 d.C.), fue autor del primer tratado de teología cristiana que lleva por título ‘De principiis’. Entre sus doctrinas cabe destacar: (1) la preexistencia de las almas (antes de la encarnación), (2) la historia de la humanidad como proceso educativo o pedagógico de Dios con el hombre, (3) el pecador es autor de sus castigos (defensa de la bondad de Dios), (4) el pacifismo cristiano, (5) la defensa del libre albedrío, (6) el rechazo de la eternidad del mundo y del fatalismo griego, (7) tres tipos de lecturas o interpretaciones posibles de las escrituras: (a) la histórica o narrativa, (b) la nomothesia, legislativa o prescripción ética, y la (c) espiritual o alegórica.
Oscurantismo espiritual, práctica que consiste en declarar que ‘dentro de la dualidad existe una verdad única y absoluta’ que está en manos de tal o cual entidad, persona, organización, etc. . Es por lo tanto una postura radicalmente opuesta al concepto de despertar de la conciencia y/o de evolución espiritual.