¿Cómo estás?

¿Estás triste?

triste

Siempre hay un buen motivo para estar triste y nadie puede privarte de ese derecho. Tu tristeza nace siempre de un sentimiento de pérdida. Puede ser algo evidente, como la pérdida de un ser querido, de un trabajo, de un hogar, o el sentimiento de pérdida del concepto romántico de lo que significa para ti una pareja, un amor, la confianza en algo o alguien, o quizás de la pérdida de una idea, un sueño, una meta. Solo tú puedes saber, en el mejor de los casos, dónde reside ese sentimiento que te vuelve tan triste. A veces lo arrastras de otras vidas; vidas que se cuelgan a tus espaldas como el lastre de un amor no correspondido, de un amor perdido. Tu ser añora algo que crees que perdiste y lo acabas confundiendo con algo que lleva la marca de caducidad, el símbolo de la muerte (no en el sentido macabro, sino en el sentido de que es perecedero). Nada que pueda morir es real; lo puede parecer, y mucho, pero si tiene fecha de fin es porque solo es una ilusión que has creado en tu mente. Incluso el ser amado, no es tal y como tu mente lo proyecta. Tu atadura a esa imagen, a ese símbolo, a ese concepto, es lo que te produce dolor. Y desde el respeto a tu libertad para seguir sufriendo, te invito a dejarlo ir.

¿Estás deprimida?

depre

Ya no estás inspirada. Cual antena de radio has dejado de sintonizar al Espíritu. Ahora solo escuchas el canal del ego. Te has convertido en seguidora de las elucubraciones dementes del inconsciente colectivo. Te dejas seducir por la crítica, por el juicio hacia tus hermanos, hacia la vida o hacia ti misma. Prestas oído a esos pensamientos tan limitados, tan pobres, tan deprimentes ... Lo peor de la situación, y al mismo tiempo lo mejor, es que sabes, lo sabes, que solo depende de ti, que te basta con mover el dial para recolocar tu mente y dejar entrar la inspiración, la luz. Tómate tu tiempo, pues nada te mete prisa, y si no es en esta vida ya tendrás otra para romper con tus cadenas. ¿En serio vas a dejar escapar esta oportunidad?

¿Te sientes sola?

solo

Solo estás secuestrada. Es un secuestro mental. Una pantalla de humo se ha dibujado frente a ti para hacerte creer que estás sola. Pero nadie está solo. Nunca. La soledad una ilusión de tu mente secuestrada. La soledad es un sentimiento que te hace dependiente de otros seres que están igualmente 'secuestrados'. Primero te quitaron la visión espiritual para que solo vieses a través de los ojos del cuerpo. Después te llenaron de miedos para que dejaras de sentir, de sentir la presencia del espíritu, de tus guías. Y por último secuestraron tu consciencia para hacerte creer que estás sola. Puedes creer lo que quieras ..., pero aquellos que te aman de verdad nunca te abandonan. Todo lo demás es pura ficción.

¿Estás asustada?

asustado

El miedo es un mal amigo. Si comprendes que el miedo es el antagonista del amor, te darás cuenta cuan importante es para el ego que sientas miedo, pues de esa forma te aleja del amor verdadero. Dios es amor. Cuanto más alejada de Dios te sientas, más atrapada en el ego "parece que estás". Pero el cuerpo y la muerte son falsos. La muerte no existe. Así que temerla es solo un juego del ego. Parece que estás en un cuerpo, dentro de la forma. Pero es una ilusión. Si te da miedo lo que le pase al cuerpo, lo conviertes en real. Así que perdónalo y sigue adelante. La vida, aún siendo un sueño, puede ser divertida. Tú eliges.

Notas desde la dualidad

como-estas

Sobre los deseos

Era una mañana de invierno. Debería decir que esa mañana, el sol había dibujado un cielo inusualmente rosado, con pinceladas violáceas. Quizás era el efecto fugaz de un cambio de temperatura sobre las capas altas de la atmósfera. No lo sé. Puede que fuera solo una mañana cualquiera.

Recorría ese camino, sin prestar mucha atención, quizás siguiendo el surco que mis zapatos habían dejado en la tierra en días anteriores.

No fue hasta percibir un roce inusual sobre una superficie sólida cuando me di cuenta de su presencia. Era una lámpara de aceite vieja y corroída que sobresalía perezosamente.

Sonreí.

- "Quizás mi suerte haya llegado a un punto de inflexión" - pensé.

Me hice con la lámpara, no sin esfuerzo y sin provocar una espesa nube de polvo. Y sin perder un instante la froté.

Ante mi, apareció un ser disfrazado de genio de la lámpara. Bueno, bien considerado, no era un disfraz pero ese pensamiento me parecía más aceptable en ese momento.

- "¡Te concederé tres deseos! Empieza cuando quieras".

Arrugué mi entrecejo, no sin replicar a tan amable invitación:

- "Deseo formular deseos conscientes".

- "¿Qué quieres decir con eso?"- me interrogó el genio.

- "Quiero que cuando formule un deseo sea consciente de las consecuencias de lo que estoy pidiendo, de forma que no me lleve ninguna sorpresa tras haberlo formulado o pueda llegar a arrepentirme por los efectos que la materialización de mi deseo tenga sobre mi y sobre el resto del universo" - expliqué al genio.

- "¡Concedido! Procede a tu segundo deseo cuando lo desees".

- "Deseo no tener límites en mis deseos" - dije a continuación.

- "¿Deseas ser un genio?" - me preguntó el genio.

- "No. Deseo que no exista un límite en los deseos que me vas a conceder. De forma que pueda deshacer o complementar cualquier deseo que haya formulado anteriormente. Implica también que no me impondrás ningún límite temporal sobre mis deseos, ni para hacerlos ni sobre su duración" - repuse.

El genio se mostraba verdaderamente incómodo con mis dos primeros deseos, pero no pudiendo ir en contra mi primer deseo, añadió:

- "Ese no es un deseo que yo pueda cumplir sin desbaratar el tejido mismo del Universo. ¿Qué es lo que quieres? ¿Ser Dios?".

- "Ok. Deseo conocer a Dios" - dije en ese momento.

Pasaron unos minutos en los que el genio me miraba y yo miraba al genio.

El genio hizo una mueca.

- "Tu primer deseo convierte este último deseo en inalcanzable. ¿Cómo abarcar las consecuencias de tal deseo? ¿Bastaría con decir que tu vida cambiará para siempre y tu concepto de la vida no volverá a ser el mismo ...?" - preguntó el genio.

- "Me parece correcto, ¡Hazlo!" - esta vez fui yo el que parecía conceder un deseo al otro.

- "¡Deseo concedido!" - dijo el genio al tiempo que hacía aparecer un espejo delante de mi.

- "¿Pero qué es esto? ¿No he sido claro con mi deseo?" - añadí.

- "Esto es lo más cercano a tu deseo que puedo llegar a hacer" - me repuso.

- "No entiendo"

- "Yo soy sólo un genio. Cumplo deseos" - argumentó el genio.

- "Explícame que significa este espejo" - gasté mi último deseo.

- "Eres Dios reconociéndose a si mismo. Dios en un cuerpo humano" - y desapareció.

Autor anónimo

Tabla de ejercicios espirituales

Si miras dentro de ti, en los más profundo que puedas llegar, en esas zonas desconocidas de ti mismo a las que nunca has accedido, te darás cuenta que ni el camino era tan difícil ni lo que ibas a encontrar era tan desconocido para ti.

Has de comprender que nos desconoces nada de lo que hay en ti. A esos lugares solo accedes desde el alma. Ella los gobierna y los administra. Sabe qué camino escoger en cada momento.

Tu alma habla por ti con palabras que no quieres pronunciar, y experimenta emociones que no puedes controlar.

Ella te conoce y sabe a dónde quiere llegar esta vez, contigo.

Si supieras que en ese instante en que sabes con certeza que estás increíblemente posicionado, en el posición correcta, descubres que traspasar la línea no era tan difícil ni tan lejana.

Mírate por un instante y descubre hasta dónde has llegado.

Nadie más podía haberlo hecho. Solo tú, con tu presencia y amor, tan solo tú.

1) Sonríe pues el final de tan prodigiosa aventura está al llegar. Tú eres magia, eres increíble y único. Sin ti tu alma no hubiera podido vivir lo que vivió.

2) Sonríe, no te preocupes, todo llega, incluido el momento del despertar, incluida la alegría de vivir, incluido el tiempo de amar. Ya lo tienes.

Si solo reflejas dudas y miedos éstos te impedirán que veas el resto del cuadro. Todo está ahí, desde siempre.

3) Ignora lo que no tienes y disfruta lo que se te muestra.

Así llegarás a ti. ¡Así sea!

Hipocresía espiritual

Oh, ser humano que vives una vida humana en un cuerpo humano, que feliz y perturbador es sentir esa llamada, ese golpe de nudillos en la puerta de tu mente, que voy a llamar el despertar espiritual.

Ante ti opciones, caminos, actitudes, decisiones, que van a dibujar tu experiencia humana.

Y sí, ante ti, muchos dogmas espirituales y muchas ideas sobre lo que es Dios, sobre lo que debe ser o no debe ser tu vida espiritual. Algunas de esas opciones, ideas, van a invitarte a dejar de lado tu humanidad, tus deseos, tu ser terrenal, para concentrar tus esfuerzos, tu tiempo, tu energía en 'lo más alto', en 'lo más elevado'.

Pero ¿Qué sentido tiene pensar que hay un Dios y que hay 'otra vida' pero que debes pasar por alto la vida para servir a Dios?

¿Qué tipo de hipocresía es renunciar a la vida para ser espiritual?

Algunos quieren que renuncies a tus sueños, que renuncies a tus emociones, que renuncies a tu pasión por la vida para encontrar 'el camino' que te acerque a Dios.

Si decides vivir tu espiritualidad a través de las drogas o las plantas de poder, envenenarás tu cuerpo físico e iniciarás un camino lento pero seguro hacia tu muerte.

Si tu espiritualidad se basa en los ritos, los cánticos, la oración y la meditación, dibujarás amplios círculos de autocomplaciencia alrededor de una idea, de un concepto, de una tradición o de una "sensación de espiritualidad". En el mejor de los casos trascenderás tu humanidad y entonces abandonarás tu cuerpo, te iluminarás y abandonarás este plano terrenal.

¡Ya he leído bastante! SALIR DE AQUI

O puedes iniciar un camino que te conduzca realmente hacia tu divinidad, pero para ello deberás aprender a amarte a ti mism@.

Solo si eres capaz de amarte a ti mism@ podrás amar a la vida.

Amarse a sí mism@ no es egoísta, pero aunque lo fuera, si no es así no podrás amar a otr@.

Es una hipocresía flagrante carecer de amor propio y profesarlo por otro. Es una hipocresía vivir por y para otros y no por y para ti mism@, porque si no te amas a ti mism@, tu amor por los otros es frágil.

Cuando te amas a ti mism@ con la fuerza suficiente para despertar de tu sueño, de tu cautiverio, o de tu drama de ser víctima, ser criticad@, ridiculizad@ y perseguid@, entonces empiezas a comprender que Dios está en ti.

El camino espiritual es un camino hacia tu interior.

Despierta, ser maravilloso y lleno de luz ¡Vuelve a la vida!

¿Qué limita mi camino espiritual?

 

Texto original Ramtha

Bienvenid@

Bienvenid@ a este espacio al que llamo desde este momento 'Fitness Espiritual'.

Hace tiempo que siento la necesidad de poder expresar 'lo que sé', mi verdad, ya que soy testigo de la cantidad de personas que vienen a mi esclavizadas por sus miedos o creencias, necesitando escuchar una palabra que las libere más que las consuele, viendo como intentan justificar su dolor, su sufrimiento en aras del amor o de la obligación moral a la que han estado expuestas. Vienen cansadas, doloridas y desconsoladas porque nada concuerda en su vida, porque las cosas no les sale como desean o porque tienen que luchar siempre.

Desde pequeña que ando 'trasteando' entre las dos realidades: 'la visible', la que podemos ver todos desde que abrimos nuestros ojos por primera vez, y 'la invisible', aquella que solo unas pocas personas pueden ver pero que todo el mundo es capaz de intuir o percibir en ciertos estados o momentos. Dicen que estas dos realidades están separadas por un velo. La 'realidad humana' tiene una energía densa y pesada y la 'realidad Invisible' tiene una vibración más sutil y ligera.

Lo importante no es tanto lo que hay del otro lado del velo sino la forma en que vivimos 'esta vida'.

'Fitness Espiritual' es tan solo un concepto, dos palabras, al que voy a dar mi propio significado personal. Vivimos en un mundo lleno de conceptos, creencias, limitaciones y etiquetas que alteran nuestro estado natural y nos 'obligan' a ser o a expresarnos de cierta manera.

Para empezar quiero decir que meditar, practicar cierta postura o cierta respiración, no hará de ti ni mejor ni peor persona.

Animo a la gente a que busque en su interior, a que se exprese según su naturaleza álmica independientemente de la religión o creencia que procese, del trabajo que realice, del status económico que posea o de si se considera más humano que espiritual o al revés, más espiritual que humano.

Cualquier ser que viva en este planeta tiene la oportunidad de vivir la vida que más le convenga y con la que más se sienta a gusto. Pero si cualquier método que utilices 'te obliga' a realizar cualquier tipo de ejercicio diario, ya sea meditación, posturas, mantras, etc... y eso te angustia, te hace sentir culpable y te sientes una persona con poca 'voluntad espiritual', es mejor que te empieces a cuestionar las bases de tu búsqueda.

Quizás teniendo un momento para ti, cerrando los ojos por un instante, mirando el cielo o simplemente riendo o teniendo una conversación con alguien al que aprecias sea suficiente para tu 'evolución espiritual'.

Y de eso se trata precisamente el 'Fitness Espiritual': Quitarse de encima todas esas mochilas que nos hemos ido colgando. Mi intención es que te liberes de todo aquello que no te permite ser tú mism@.

Es necesario despojarnos de la inmensa cantidad de etiquetas y juicios mentales que arrastramos sin ningún beneficio para nosotros mismos, ni para nuestra felicidad, ni para nuestro camino espiritual.

Si algo de lo que digo resuena en tu interior por favor sigue leyendo.

Ya eres un ser espiritual aunque no lo sientas. Eres un ser con alma, cuerpo y conciencia. El modo en que vivas, la experiencia en si, solo sirve a tu propósito de vida: ser tú mism@ en todo momento.

Con 'Fitness Espiritual' espero que descubras esta maravillosa ecuación: (Cuerpo + Conciencia) + Alma = Ser de Luz

No hay nada malo ni nada bueno ... tan solo hay experiencias.

Puedes tenerlo todo en la vida y seguir estando vacío, o bien puedes no tener nada y sentirte pleno ... en definitiva que lo que es bueno para una persona puede no serlo para otra.

Y en la vida nunca se ha tratado de ser bueno o malo, de premiar o de castigar, de perder o vencer ... solo de experimentar.

Solo por el hecho de estar aquí y vivir ya estamos cumpliendo con nuestro propósito de vida. No hay misterio, ni dudas. Ya estamos cumpliendo con nuestro propósito ... sin más.

Muchas veces somos incapaces de reconocernos a nosotros mismos.

Hay mucha gente que cambia de una cancha de juego a otra esperando despertar espiritualmente, esforzándose cada día para llegar a la iluminación y si pasado un tiempo su vida sigue igual o no ha habido un avance material piensa que está haciéndolo mal, que no tiene cualidades espirituales o algo peor.

Con 'Fitness Espiritual' espero poder ayudar a dar otra visión más relajada y más abierta de lo que es la vida y lo que se espera de ella para que 'te pongas en forma' a través del autoconocimiento.

'Fitness Espiritual' es una forma de 'puesta a punto' de las imágenes que te has creado de qué eres o de quién eres.

A menudo cuando una persona se inicia en lo que suele denominar 'un camino espiritual' espera con ilusión conectar con la energía que le rodea y esto a veces es muy frustrante.

Mucha gente sufre en su camino porque:

  1. les han dicho que tiene que estar al 'servicio de los demás',
  2. les han dicho que deben tener 'buenos pensamientos' y 'buenos sentimientos',
  3. les han dicho que deben ser pacientes, tolerantes, amables, ....

Mi deseo más sincero es que 'Fitness Espiritual' te pueda permitir ser libre de tanto condicionamiento.

Intentaré que descubras la opción que consiste en vivir la vida sin huir, sin sentirte culpable, sin más drama del estrictamente necesario ...